Diario Vasco

Guatemala, 12 oct (EFE).- El embajador de España en Guatemala, Alfonso Portabales, reconoció hoy que la situación política de cataluña es una "grave violación" a la Constitución y a las leyes españolas, pero añadió que todo está en vías de solucionarse.

Esto es "una grave violación de la Constitución española por el Gobierno autónoma de Cataluña", dijo el diplomático durante la celebración del Día de España, y agregó que a pesar de la "lógica" preocupación que todos pueden sentir es necesario pensar que "vamos a ir a mejor día a día".

"Ya ha empezado el proceso para respetar la Constitución y las leyes. Sigue siendo una cuestión complicada pero vamos a salir reforzados de esta situación", como se ha hecho antaño, y apuntó que se siente "orgulloso" de la solidaridad, compasión y apertura de los españoles.

"La violación de la Constitución será un episodio que dentro de unos días, unas semanas estará olvidado (...). Lo vamos a conseguir. No tengan ninguna duda", manifestó.

Durante su discurso, Portabales también ensalzó la fantástica relación diplomática y de amistad que mantienen España y Guatemala, y muestra de este trabajo es que la compañía Air Europa iniciará operaciones con el país centroamericano el próximo año, al igual que trabajan para que el Real Madrid, el Barcelona y la Selección Española visiten la nación.

El vicepresidente de Guatemala, Jafeth Cabrera, presente en esta celebración que también reunió a otros miembros del Ejecutivo y personalidades de distintos ámbitos -como la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Supremo Electoral o la Procuraduría de Derechos Humanos-, reiteró su solidaridad con el pueblo y el Gobierno español ante la crisis catalana.

"Somos mejores y fortalecidos si estamos juntos. Tanto en Guatemala como en España", enfatizó Cabrera en referencia a la crisis española y también la guatemalteca, donde varios sectores han pedido la renuncia del presidente, Jimmy Morales.

El vicepresidente destacó además que España es el socio comercial más importante de la Unión Europea y, por ende, un puente para las exportaciones guatemaltecas, además de un vínculo con Iberoamérica, en relación a la próxima cumbre, que se realizará en 2018.