Diario Vasco

Palencia, 13 oct (EFE).- Los dibujantes de cómic y novela gráfica Jesús Redondo, Josep María Polls y Sagar Forniés celebran la apuesta de festivales como el ÑAM, que tiene lugar estos días en Palencia, para sacar la cultura del cómic y la novela gráfica fuera de las grandes ciudades.

"Tendría que haber más festivales como este, porque el cómic necesita llegar a todas partes y salir de las grandes ciudades", han manifestado en declaraciones a los periodistas minutos antes de inaugurar la tercera edición del Festival Internacional de Cómic y Novela Gráfica ÑAM que se celebra en Palencia hasta el domingo.

"Estos festivales nos empujan a los profesionales y a las editoriales", ha señalado Jesús Redondo, dibujante de 'El Capitán Trueno' y ganador del premio V Salón del Cómic y Manga de Castilla y León a la trayectoria profesional en 2011.

Además consideran que estos festivales dan a conocer el cómic al público y ofrecen a los profesionales una oportunidad de encuentro y de intercambio de experiencias muy valioso en un mundo que está en constante evolución y en el que hay que adaptarse a otras maneras de narrar y de editar y a nuevos públicos.

En este sentido Redondo ha asegurado que es "un error" seguir "encasillando" el cómic en el público infantil, cuando hoy se editan novelas para todo tipo de edades.

Sobre todo en un momento de "asentamiento" de este formato con el que la gente se está familiarizando, y que ha conseguido salir de las librerías especializadas y se puede encontrar en grandes superficies, según ha indicado el dibujante de tebeos Sagar Forniés.

"Un formato muy interesante que ha encontrado un nuevo perfil en gente que nunca había leído cómic, lo que ha ayudado a abrir la temática", ha agregado el historietista Josep María Polls, cuya firma se ha podido ver en Zona 84, El Jueves, El Pequeño País o Rambla.

En general los tres han valorado la evolución del cómic, pero consideran que todavía puede ofrecer mucho más y que queda mucho camino para construir una industria potente en torno al cómic y la novela gráfica, que siguen llegando todavía a públicos muy minoritarios.