Diario Vasco

Madrid, 13 oct (EFE).- Imaginativos y subversivos, los cuentos de la escritora y periodista Angela Carter (1940-1992) han sido reunidos en su totalidad en un volumen que quiere rescatar la obra de una de las grandes prosistas británicas del siglo XX, que destacó por su ingenio gótico y gamberro y por sus posturas feministas.

Bajo el título "Quemar las naves. Los cuentos completos de Angela Carter", la editorial Sexto Piso ha publicado estos relatos, que ha traducido Rubén Martín Giralde, en un volumen que ha sido prologado por el escritor Salman Rushdie.

El volumen recoge su obra temprana, los cuentos que escribió entre 1962 y 1966, así como los libros de relatos que publicó: "Fuegos artificiales", "La cámara sangrienta", "Venus negras" y "Fantasmas americanos y maravillas del Viejo Mundo".

Según relata Rushdie en el prólogo a esta edición, las novelas de Carter no se parecen a las de nadie pero lo mejor de ella está en sus relatos, en los que es capaz "de deslumbrar".

Desdeñada por muchos en vida como figura marginal, de culto, "exótica flor de invernadero", Carter se ha convertido en la escritora contemporánea más estudiada en las universidades británicas, recuerda el escritor.

Una mujer a la que define como "ahora formal y extravagante, ahora exótica y coloquial, exquisita y burda, preciosista y vulgar, fabuladora y socialista, púrpura y negra".

Las más de 700 páginas del volumen están llenas de ensoñaciones orientales, marionetas que cobran vida, sótanos atestados con los instrumentos de la aniquilación, verdugos enamorados de sus hijas, hombres lobo, vampiras..., explica la editorial.

El libro conforma, según Sexto Piso, "un torrente inagotable de historias en las que queda patente el interés de Carter por lo gótico, lo teratológico, el psicoanálisis y su amor por la pantomima, la farsa, el teatro, el cine" siempre a través de una mirada feminista.

Como la propia Carter recordaba en el epílogo a "Fuegos artificiales", empezó a escribir piezas breves cuando vivía en un cuarto "demasiado pequeño como para escribir en él una novela": "el tamaño de mi habitación modificaba lo que hacía dentro de ella y lo mismo sucedía con los textos en sí".

"La juguetería mágica" (1967), "Héroes y villanos" (1969), "La pasión de la nueva Eva" (1977) o "Noche en el circo" (1984), por la que recibió el James Tait Black Memorial Prize, fueron algunas de las novelas de esta autora, a la que The Times incluyó en 2008 en el listado de los 50 escritores más importantes de Gran Bretaña posteriores a 1945.

Al final de su vida se embarcó en la escritura de una secuela de "Jane Eyre", de Charlotte Brontë, aunque falleció antes de poder completarla.

Carter murió a los 51 años en su casa de Londres de un cáncer de pulmón. Como señala Rushdie, "murió en el apogeo de sus poderes", la más cruel de las muertes para los escritores, "en mitad de una frase, por así decirlo".