Diario Vasco

Sevilla, 13 oct (EFE).- El titular del juzgado mixto 2 de Osuna (Sevilla) ha condenado a un agricultor a tres meses de prisión, sustituidos por multa, además de una sanción -de 1.440 euros- como autor de un delito de incendio forestal imprudente al quemar rastrojos sin autorización en agosto con "temperatura de 35 grados".

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, considera probado que S.A.F.A., representante legal de la empresa Agrofernández y arrendatario de unas tierras para el cultivo de cereal en el paraje Los Matones de Marchena (Sevilla), realizó con un tractor "tareas de limpieza de rastrojos de cereal y su posterior quema sin autorización" el 6 de agosto de 2010 con "una temperatura de 35 grados e índice de peligro de incendio de alarma".

Además, no adoptó "medida preventiva alguna" para evitar un incendio, como "cortafuegos o mochilas de agua", y abandonó el lugar "antes de la extinción del fuego", lo que provocó un incendio que afectó a seis hectáreas de terreno forestal y 75 de suelo agrícola, cuya extinción costó a la Junta de Andalucía 142,56 euros.

Por todo ello, el juez le considera autor de un delito de incendio forestal imprudente y le condena a la pena solicitada por la Fiscalía de tres meses de prisión -sustituidos por una multa de seis meses a cuatro euros diarios (720 euros)- y una sanción económica de otros 720 euros, además de indemnizar a la Junta con 142,56 euros por los costes de la extinción del incendio.