Diario Vasco

Barcelona, 13 oct (EFE).- El FC Barcelona Lassa visita mañana (17:30 horas) el Jane Sandasnki Arena de Skopje (Macedonia) para enfrentarse al RK Vardar, actual campeón de Europa, en un encuentro en el que está en juego el liderato del Grupo A.

La igualdad preside el grupo, ya que ambos equipos suman tres victorias y un empate después de la disputa de las primeras cuatro jornadas.

Mientras los azulgrana remontaron en la última jornada en el Palau para imponerse al Nantes (31-25), el Vardar remontó dos goles al final en la pista del Szeged para empatar (26-26).

El Barcelona y el Vardar se han enfrentado diez veces en la máxima competición continental con nueve victorias para los azulgrana y un empate de los macedonios en Skopje, la temporada 2013-2014 (29-29).

Los últimos precedentes fueron en la semifinal de la última Final a Cuatro de Colonia, con victoria macedonia (26-25), y en la SuperGlobe de Catar, con triunfo barcelonista (32-29).

Xavi Pascual sigue teniendo la baja del central Lasse Andersson y seguirá contando con los dieciséis habituales, que jugaron el miércoles en Logroño, logrando una valiosa victoria (25-32) con una sorprendente presencia goleadora del meta Gonzalo Pérez de Vargas, autor de cinco tantos, que fue el segundo máximo goleador del equipo tras Jure Dolenec (7 de 7).

Por su parte, el RK Vardar del vallisoletano Raúl González, que la pasada temporada fue campeón de Liga y Copa de su país y este año ya ha ganado la Supercopa, continua sin perder en la Liga Adriática (SEHA League) y será un rival temible.

Su plantilla es una 'legión extranjera' en la Liga de Campeones con tres jugadores españoles, tres serbios, tres croatas, dos rusos, un brasileño, un letón, un montenegrino y solo dos macedonios.

El partido será especial para el meta macedonio del Barcelona, Borko Ristovski, y también para los exazulgranas del Vardar: Arpad Sterbik, Joan Cañellas y Jorge Maqueda.

A ellos se suman el lateral izquierdo montenegrino Vuko Borozan, máximo goleador del equipo con 20 tantos; el extremo izquierdo ruso Timur Dibirov y el potencial ofensivo del central croata Luka Cindric (14 tantos) o del extremo también croata Iván Cupic (13) y una defensa solida, dura y que varía constantemente.