Diario Vasco

Zaragoza, 12 oct (EFE).- La imagen de la Virgen del Pilar luce ya su manto de flores, entregadas por los aproximadamente 280.000 oferentes que han mostrado este año su devoción a la patrona de Zaragoza y de la Hispanidad en una ofrenda acompañada por el sol.

La Asociación de Padres y Madres La Milagrosa ha sido el primero de los 704 grupos en depositar sus flores a la Virgen a las 7.00 horas, en un año en el que participan 20 agrupaciones más que el pasado, 54 por primera vez.

En total, el Consistorio calcula que sean ocho las toneladas de flores que familias, agrupaciones procedentes de distintos pueblos, asociaciones culturales, deportivas y de vecinos, de cuerpos de seguridad y de distintas comunidades y países entreguen hasta el final de la ofrenda, sobre las 21.30 horas.

Unas flores multicolores que se intercalan con los dos motivos diferenciados: el manto blanco con la Cruz de Lorena de doble barra roja compuesta de gladiolos y claves a los pies de la Virgen y los tonos azules, blancos y rojos de la bandera de Costa Rica, país invitado este año.

A la delegación costarricense se han unido este año participantes de otros 14 países que han desfilado con los trajes típicos de República Dominicana, México, Perú, Bolivia, Japón, China, Ecuador, Rumanía, Guinea Ecuatorial, Honduras, Nicaragua, Venezuela, Bulgaria y Paraguay.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha rendido también homenaje a la patrona ataviado en un traje de mudar de mediados del siglo XIX y encabezando la tradicional salida de la Corporación desde el ayuntamiento para realizar la entrega de flores.

El primer edil ha ofrecido sus flores a la Virgen del Pilar sobre las 12.00 horas, momento en el que ya habían pasado más de 120 grupos con un pequeño retraso de media hora, que ha continuado a lo largo de toda la jornada.

Los antecedentes de esta celebración se remontan a los años 40 del siglo XX aunque no fue hasta 1958 cuando nació un acto popular, en la que se situó la réplica de la Virgen en la fachada principal del templo.

El cineasta Bigas Luna fue quien propuso en 1998 ubicar a la Virgen en el centro de la plaza del Pilar, donde permanece hasta la fecha sobre una gran estructura metálica en la que se instala el manto multicolor que mide más de 15 metros de altura y 16 de anchura.

A lo largo de la jornada cerca de un millar de personas entre jardineros, auxiliares, voluntarios y personal de Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos, Policía Local y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado intervienen en este acto central de las fiestas.

Todo para conseguir finalizar con éxito la multitudinaria ofrenda, en la que habrán participado al final de la jornada más de 250.000 personas, aunque tal y como ha estimado el consejero de Cultura, Fernando Rivarés, en una rueda de prensa, se puede alcanzar el medio millón de personas entre oferentes y visitantes.

Rivarés, acompañado por la gerente de Zaragoza Cultural, Elena Laseca, ha adelantado algunos datos de participación en las fiestas del Pilar: casi 900.000 asistentes a los actos programados hasta ayer, entre los que destacan las 100.000 personas que acudieron al pregón de Kase.O y las que disfrutaron del concierto de David Bisbal en esa misma plaza ayer, 120.000.

Unas cifras a las que sumará la alta participación, un año más, de esta ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, acto principal de unos días festivos y de celebración que se prolongarán hasta el próximo domingo.