Diario Vasco

Moscú, 12 oct (EFE).- Rusia acusó hoy a Estados Unidos de una nueva "acción hostil" contra su sedes diplomáticas por retirar las banderas rusas de su Consulado en San Francisco y la Oficina Comercial de Rusia en Washington, ambos cerrados por las autoridades estadounidenses en septiembre pasado.

"Ayer tuvimos conocimiento, y puedo decirlo oficialmente, de una nueva acción hostil de las autoridades de EEUU contra nuestras sedes diplomáticas", dijo a la prensa la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova.

Explicó que de los edificios del Consulado de Rusia en San Francisco y de la Oficina Comercial de Rusia en Washington, tomados en su momento por agentes de los servicios secretos estadounidenses, "fueron arrancadas las banderas rusas".

"Consideramos lo ocurrido un ultraje a los símbolos estatales de Rusia. Hemos presentado a EEUU una firme protesta. La parte rusa, por supuesto, no autorizó la retirada de las banderas", agregó Zajárova.

El Gobierno estadounidense dispuso el cierre del Consulado de Rusia en San Francisco y dos anexos diplomáticos, uno en Washington y otro en Nueva York, en respuesta a la orden que Moscú dio en julio pasado de reducir la presencia diplomática estadounidense en su territorio.

Rusia ordenó al Gobierno estadounidense reducir desde el 1 de septiembre en 755 personas su número de diplomáticos y personal técnico que trabaja en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, hasta el mismo número del personal diplomático que Rusia tiene destacado en EEUU.

Las autoridades moscovitas señalaron que esta medida era en respuesta a las sanciones estadounidenses impuestas a Rusia por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Zajárova advirtió hoy de que Moscú podría disponer una nueva reducción del personal de las representaciones diplomáticas de EEUU en Rusia hasta alcanzar la paridad total, lo que obligaría a un recorte de otras 155 personas de sus plantillas

La actual paridad ruso-estadounidense en número de diplomáticos, incluye a los miembros de la misión de Rusia ante la ONU, que formalmente no pueden ser contabilizados como personal acreditado ante EEUU, ya que lo está ante el organismo mundial.