Diario Vasco

Naciones Unidas, 12 oct (EFE).- El responsable de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, viajará mañana viernes a Birmania para abordar con las autoridades del país la crisis en el estado de Rakáin.

Feltman discutirá posibles acciones para responder a las cuestiones más urgentes, pero también para dar respuestas a largo plazo a la situación de la minoría rohinyá, según explicó hoy el portavoz de Naciones Unidas Farhan Haq.

El diplomático estadounidense permanecerá en Birmania hasta el 17 de octubre y su visita llega después de que la ONU haya pedido insistentemente al Gobierno el fin de las operaciones militares y la violencia en Rakáin.

La organización internacional insiste además en la necesidad de que haya un suministro humanitario sin trabas para la población afectada y que se permita el retorno seguro y voluntario de todos los refugiados a sus hogares.

Mientras tanto, Naciones Unidas confirmó hoy que su coordinadora residente en Birmania, Renata Lok-Dessalien, dejará su puesto próximamente.

Lok-Dessalien había recibido críticas por su trabajo, pero la ONU insistió hoy en que su salida ya estaba prevista y que el secretario general, António Guterres, respalda su labor.

Por otra parte, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, se reunió hoy con el asesor de Seguridad Nacional de Birmania, U Thaung Tun, y le insistió en la necesidad de que la violencia se detenga inmediatamente.

Según un comunicado, Haley urgió además a las autoridades birmanas a actuar contra las fuerzas de seguridad que hayan cometido crímenes contra ciudadanos en Rakáin.

La ONU ha denunciado una campaña de limpieza étnica contra los rohinyás que ha llevado a más de medio millón de personas de esa minoría a huir a la vecina Bangladesh desde finales de agosto.

El éxodo continúa y en los últimos dos días han cruzado la frontera otras 14.000 personas, según precisó hoy Naciones Unidas.