Diario Vasco

Roma, 12 oct (EFE).- El ministro del Interior de Italia, Marco Minniti, ha ordenado a la policía que no autorice la manifestación que quiere organizar el movimiento neofascista Forza Nuova el 28 de octubre, coincidiendo con la marcha fascista en Roma de 1922.

"He dado indicaciones al jefe de Policía de Roma para que no conceda la autorización para la manifestación promovida por Forza Nuova", explicó hoy Minniti a los medios.

El ministro del Interior ha insistido así en la prohibición de esta concentración después de que en los últimos días diversos exponentes de la política hayan criticado la polémica iniciativa.

La Policía italiana ha advertido a los organizadores de que es una protesta no autorizada y también la alcaldesa de la capital, Virginia Raggi (Movimiento Cinco Estrellas), ha escrito recientemente en Twitter un mensaje en el que dejaba claro que "la marcha sobre Roma no puede y no debe repetirse".

A pesar de las prohibiciones, el movimiento de extrema derecha sigue adelante y hoy el secretario nacional de Forza Nuova ha declarado: "el 28 estaremos de todas formas en las calles. Se manifestarán todos los italianos que aman de verdad la patria".

En un mensaje publicado en la red social Facebook, el movimiento ha avanzado que la concentración comenzará a las 15:00 horas locales (13:00 GMT) y una hora después iniciará el recorrido, aún sin comunicar.

El lugar para la convocatoria es la plaza Pier Luigi Nervi, en el barrio periférico del Eur, que mandó construir el ex dictador italiano Benito Mussolini para albergar la Exposición Universal de Roma en 1942, aunque finalmente el proyecto no se realizó debido al estallido de la II Guerra Mundial.

La protesta tiene como objetivo rechazar la inmigración y la posibilidad de adopción en Italia del principio del "Ius soli", que otorgaría la nacionalidad a niños nacidos en el país de padres extranjeros.

La polémica convocatoria, que se ha llamado "marcha de patriotas", ha sido organizada para el 28 de octubre, el mismo día en el que en 1922 miles de "camisas negras" del Partido Nacional Fascista de Mussolini entraron en la capital, una marcha que marcó el inicio de la dictadura fascista en Italia.

"Si quieren hacer una manifestación contra el 'Ius soli', son libres de hacerlo, pero no pueden confundirlo con un cuestión sobre la que el país ha tomado una clara y firme posición. Somos hijos de una República nacida en la sangre de quien defendió el país contra cierta violencia y ciertas ideologías", ha declarado por su parte el jefe de la Policía de Roma Franco Gabrielli.