Diario Vasco

Madrid, 12 oct (EFE).- El Gobierno cree que si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, niega que proclamara la independencia de Cataluña, el Ejecutivo no activaría la segunda fase del artículo 155 de la Constitución y se volvería al escenario previo al pleno del Parlament que aprobó la ley del referéndum.

Fuentes del Gobierno asistentes a la recepción del día de la Fiesta Nacional ofrecida por los Reyes en el Palacio Real han subrayado que, en su respuesta al requerimiento enviado por el Ejecutivo, Puigdemont tiene una última oportunidad de "dejar de jugar con todo el mundo", pero han precisado que ni el propio presidente de la Generalitat sabe aún cuál va a ser su respuesta.

"La pelota está en su tejado", han insistido estas fuentes, que han defendido la importancia del acuerdo alcanzado con el PSOE porque "transmite una imagen de seriedad al país", y han replicado a la búsqueda de mediaciones internacionales por parte de Puigdemont que "la mejor mediación" es la del Congreso de los Diputados.

Además de asegurar que, en su acuerdo con el PSOE, el Gobierno no ha pactado contenidos concretos, han apuntado que hay juristas que sostienen que el presidente de la Generalitat sí realizó una declaración unilateral de independencia ante el Parlament, pero hay confusión y opiniones encontradas al respecto.