Diario Vasco

Copenhague, 12 oct (EFE).- La Fiscalía sueca anunció hoy que no presentará cargos contra el cirujano italiano Paolo Macchiarini, un especialista en medicina regenerativa sospechoso de prácticas fraudulentas en implantes de tráqueas sintéticas que realizó en el Instituto Karolinska de Estocolmo, vinculado al Nobel de Medicina.

La investigación preliminar abierta hace más de un año, y que afecta a cinco operaciones realizadas a cuatro personas entre 2011 y 2013, ha sido cerrada al no poderse probar que su actuación causara la muerte de tres de los pacientes o daños en sus cuerpos, aunque la Fiscalía se mostró crítica con su proceder.

"Hemos concluido que hubo negligencia en cuatro operaciones, ya que usó tráqueas sintéticas en conflicto con la ciencia y prácticas ensayadas. Pero no se ha probado que hubiera delito, que los efectos de sus acciones, con suficiente grado de probabilidad, no habrían ocurrido de usar otro método", dijo hoy la fiscal Jennie Nordin.

Macchiarini fue contratado en 2010 como profesor invitado por el Karolinska y médico jefe en el hospital del instituto, en el que cada año se hace público el fallo del Nobel de Medicina.

Tras ser elegido por una asamblea de cincuenta investigadores asociados al centro, el cirujano italiano fue denunciado en 2011 por falsificar datos en un artículo científico, lo que motivó la apertura de un expediente.

Sin embargo, la dirección del Karolinska le renovó el contrato pese a que un investigador externo concluyó que había fraude.

El "caso Macchiarini" resurgió a comienzos de 2016 por un reportaje de la televisión pública sueca que criticaba la falta de ensayos previos y de información a los pacientes en las operaciones realizadas por el cirujano en Suecia y en otros países.

Las revelaciones provocaron la dimisión de directivos del instituto, incluido el rector, y del secretario del comité del Nobel de Medicina, además del despido del cirujano, en un caso que ha sido considerado el mayor escándalo en la historia de la medicina del país y que se temía podía dañar la reputación del Nobel.

Macchiarini había sido jefe de servicio de cirugía torácica entre los años 2005 y 2009 en el Hospital Clínic de Barcelona, donde en 2008 dirigió el primer trasplante de tráquea del mundo.

Una comisión creada por el Clínic concluyó el año pasado que tanto la intervención como el artículo que sobre la misma se publicó posteriormente en la revista "Lancet" habían sido "correctos".