Diario Vasco

La Habana, 12 oct (EFECOM).- Cuba denunció hoy que "el carácter extraterritorial" del embargo de EEUU ha dificultado sus operaciones financieras con unos cien bancos extranjeros, la mayoría en Europa, que cerraron cuentas, retuvieron fondos y se negaron a prestar servicios a la isla entre abril de 2016 y marzo de este año.

Las prohibiciones a bancos estadounidenses de realizar transacciones o financiar negocios en el país caribeño, extendida a entidades financieras extranjeras, provocó además que en ese periodo 36 bancos rechazaran tramitar cartas de crédito, 27 devolvieran operaciones y 19 negaran sus servicios, por temor a las sanciones de EEUU.

De ellos, 50 instituciones bancarias son de Europa, 42 de Asia y 11 están ubicadas en América latina y el Caribe, indica una extensa infografía del diario estatal Juventud Rebelde sobre las afectaciones del "bloqueo", recogidas en el informe que presentará Cuba ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el próximo mes.

Cuba ha denunciado en repetidas ocasiones la "persecución financiera" contra los bancos de terceros países que operan con la isla, a los que han impuesto multas millonarias en los últimos tres años.

Estados Unidos tampoco permite que los bancos cubanos tengan cuentas de corresponsalía en el país norteamericano, lo que encarece y alarga los trámites.

La isla también asegura que no puede utilizar el dólar en sus transacciones, a pesar que el expresidente Barack Obama aprobó en 2016 una medida que levantaba la restricción sobre el uso de esa moneda incluida en el embargo que EEUU mantiene sobre Cuba desde 1962.

La "cruel política" causó serios daños en varios sectores económicos y sociales de la isla, entre ellos el turismo con afectaciones cifradas en más de 1.700 millones de dólares, la alimentación (347,598 millones), el transporte (122,3 millones), y el campo de energía y minas (122,5 millones).

El informe cifra en más de 68 millones de dólares las pérdidas en comunicaciones y la informática, mientras que la industria y la construcción sufrieron daños por 59 y 12 millones respectivamente.

La isla también denunció pérdidas en sectores sensibles como la salud pública (87.000.000), la cultura (35.314.000) y la educación(2,8 millones), donde las pérdidas estuvieron asociadas mayormente a los gastos por importación de útiles escolares, que se ofrecen gratis a los estudiantes.