Diario Vasco

Kinshasa, 12 oct (EFE).- La Comisión Electoral de la República Democrática del Congo (RDC) anunció que no es posible convocar elecciones hasta 2019, algo que supone un incumplimiento del Acuerdo de San Silvestre entre Gobierno y oposición para celebrarlas antes de que terminase 2017.

El presidente de la institución, Corneille Nangaa, justificó la decisión por "limitaciones logísticas" a las que se enfrentan, e indicó que al menos 500 días antes de la celebración de los comicios, la Comisión habrá terminado de renovar el censo electoral.

Este nuevo retraso alargará la estancia en el poder del presidente Joseph Kabila, en el cargo desde la muerte de su padre en 2001, que ya se ha presentado a dos elecciones y tiene prohibido por la Constitución optar a un tercer mandato.

Las elecciones debían haberse celebrado originalmente en diciembre de 2016, pero las autoridades congoleñas las retrasaron alegando deficiencias en el censo, decisión considerada por la oposición como una maniobra de Kabila para postergar su salida de la presidencia.

El pasado mes de julio, Nangaa anunció que no sería posible cumplir el Acuerdo de San Silvestre, algo que provocó las protestas del G7, una unión de siete partidos de la oposición, que consideraba que sí se podían organizar elecciones antes del final de 2017.

En mayo, en lo que se considera un intento de apaciguar los ánimos opositores, Kabila había nombrado primer ministro a Bruno Tshibala, un político proveniente de las filas de la oposición, aunque sin el beneplácito de ésta.

Las protestas de la oposición ante la situación política en el país son constantes, con iniciativas como huelgas y manifestaciones a las que el Gobierno responde con presencia policial y restricciones en el uso de internet para mermar la propagación de las convocatorias.