Diario Vasco

(Actualiza la ET4001 con más datos)

"Como ha sido característico en los últimos años, la dinámica del crecimiento mostraría diferencias entre países y subregiones", indicó la Cepal en un comunicado.

El país que más crecerá este año será Panamá (5,5 %), cuyo producto interno bruto (PIB) llegará al 5,4 % en 2018.

Venezuela, único país que experimentará un decrecimiento, sufrirá en 2017 una caída del 8 % en su actividad económica, y en 2018 registrará un retroceso del 4 %.

Tras Panamá, los países de mayor crecimiento del PIB son República Dominicana (4,9 % en 2017 y 5,1 % en 2018), Nicaragua (4,5 % y 4,5 %, respectivamente), Paraguay (4 % y 4 %), Bolivia (4 % y 4 %), Costa Rica (3,9 % y 4 %), Honduras (3,7 % y 3,7 %), Guatemala (3,4 % y 3,5 %), Uruguay (3 % y 3,2 %) y Perú (2,5 % y 3,5 %).

Por áreas, y tras dos años de contracción, las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios -en especial petróleo, minerales y alimentos- crecerían en 2017 el 0,7 %, ligeramente por encima del 0,6 % proyectado en julio pasado.

Para 2018 se espera un mayor dinamismo en esta subregión, que crecería al 2 % de media, señaló la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Para las economías de Centroamérica, se espera una tasa de crecimiento del 3,4 % para 2017 y del 3,5 % para 2018.

En el Caribe de habla inglesa u holandesa se estima un crecimiento medio del 0,3 % en 2017, cifra revisada a la baja respecto de datos de julio, principalmente como consecuencia de los daños de los huracanes Irma y María en algunos de los países de la subregión.

Sin embargo, para el año que viene se prevé un aumento del dinamismo, con una tasa de crecimiento del 1,9 %, por el esfuerzo de gasto para la reconstrucción, además de un contexto global algo más dinámico en términos de crecimiento y comercio internacional.

Cuando en julio pasado dio a conocer su primera estimación de crecimiento de la actividad económica de este año, la Cepal consideró que "pese a los riesgos geopolíticos", existía a una mejora en los precios de las materias primas que exporta la región, y que tras dos años de contracción, se veía beneficiada por un contexto internacional con mejores expectativas.