Diario Vasco

Salamanca, 11 oct (EFE).- El Perfumerías Avenida comenzó esta noche en Salamanca su periplo en una nueva Euroliga de baloncesto femenino apabullando al equipo francés del BLMA de Montpellier, con un contundente 64-34, que se fraguó desde el primer minuto de encuentro.

Desde el instante inicial, las salmantinas se apoderaron de la cancha, con su juego típico, con una defensa muy intensa, que fue la que al final desbarató la escasas posibilidades que tenía el equipo francés de ganar este encuentro.

Aunque el inicio del partido fue menos intenso que lo que marca el entrenador del Avenida, Miguel Ángel Ortega, las jugadoras salmantinas lograron atacar con cabeza la defensa en zona que planteó el entrenador del BLMA y cargaron de personales a las rivales.

Moss y Asurmendi encontraron un camino fácil para el tiro desde más allá de los 6,75, lo que hizo que el Perfumerías Avenida se fuera en el marcador al final del primer cuarto con un contundente 20-8.

En ese momento ya se vio la debilidad del conjunto francés, pese a un parcial de 0-5 que le hizo albergar escasas esperanzas, merced al acierto de Hurt o de Bankole, pero no logró acercarse a las salmantinas que aumentaron la intensidad defensiva.

Tras el descanso, el Perfumerías Avenida ya se vio ganador del partido con un parcial de 12-2, donde Elonu estuvo brillante ante la canasta contraria y Erika de Souza debajo de la suya.

Ahí se acabó el partido, donde las francesas apenas asustaron a las salmantinas y que sirvió para ver de lleno el poder del juego del Perfumerías Avenida.

Ficha técnica:

64 - Perfumerías Avenida (20+10+16+18): Silvia Domínguez(3), Givens(6), Elonu(16), Erika de Souza(6) y Angel Robinson(7) -cinco inicial- Nicholls(5), Quevedo(4), Asurmendi(3), Abdi(6) y Moss(8).

34 - BLMA Montpellier (8+8+5+13): Sottana(1), Kobryn(8), Hurt(14), Bar(2) y Bernies(2) - cinco inicial- Bankole(5), Ferranet(2), Alcoverro, Kone y Sequeira.

Árbitros: Clivaz (Suiza), Jones (Gales) y Teixeira (Portugal).

Pabellón: Partido disputado en el pabellón salmantino de Würzburg, ante más de 2.000 personas.