Diario Vasco

Madrid, 11 oct (EFE).- El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) ha abierto un plazo para que Ángel Villar, Jorge Pérez, Oscar Garvín y los asambleístas de la Federación Española de Fútbol (RFEF) envíen alegaciones ante el recurso de revisión extraordinario del Consejo Superior de Deportes (CSD) sobre las últimas elecciones de ésta.

El trámite de alegaciones es preceptivo y previo a la decisión del TAD sobre la admisión o no del recurso del CSD, en el que este organismo pide al tribunal que revise la resolución que emitió en mayo sobre la conformidad del proceso electoral, cerrado con la reelección de Villar el día 22 de ese mes.

El CSD envió esta semana dicho recurso al considerar que los nuevos hechos conocidos por el sumario de la "Operación Soule" deben llevar a estudiar de nuevo el caso, pese a que el TAD desestimó antes de conocerse la misma las reclamaciones de Jorge Pérez, exsecretario general de la RFEF que desistió de presentarse a las elecciones, y Oscar Garvín, presidente de la asociación de clubes de Tercera y Segunda B.

Ambos denunciaron irregularidades en el proceso, principalmente en el voto por correo y solicitaron sin éxito su repetición y suspensión cautelar.

Una vez que el TAD reciba en un plazo de diez días hábiles las alegaciones que voluntariamente le envíen las partes implicadas, entre ellas los 139 asambleístas, y las estudie éste decidirá si admite o no el recurso de revisión planteado por el CSD.

En caso de admitirlo tendrá que enviarlo después al Consejo de Estado para que emita dictamen vinculante, confirmaron a EFE fuentes próximas al tribunal.

El levantamiento del secreto del sumario de la "Operación Soule", instruida por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, y la publicación de escuchas telefónicas practicadas por la UCO, llevaron al presidente del CSD, José Ramón Lete, a comunicar la semana pasada a la Comisión Directiva de este organismo la decisión de solicitar una revisión del caso por el TAD.

En el auto del juez Villar figura como acusado por presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares, junto al vicepresidente económico, Juan Padrón, y su hijo Gorka Villar.

"Villar, consciente de que los presidentes regionales son capaces de aglutinar los votos de clubes de divisiones inferiores y del colectivo no profesional, ha concedido beneficios a algunos de los presidentes de las federaciones en cuyo ámbito no tenía asegurado el apoyo, disponiendo del patrimonio ajeno y que administra de la RFEF", sostiene el auto.

La Comisión Directiva del CSD resolvió el pasado 25 de julio suspender a Villar y a Padrón durante un año por su presunta implicación en estos hechos.