Diario Vasco

Logroño, 17 sep (EFE).- La corredora riojana Sheyla Gutiérrez viajará el próximo martes a Bergen (Noruega) para disputar el día 23 la prueba femenina de carretera del Campeonato del Mundo, al que llega "algo justa" admitió, aunque también está convencida de que puede luchar por una medalla.

La campeona española apura el mejor año de su carrera deportiva en la sierra de Madrid, donde se prepara para una prueba en la que sabe que tendrá muchos ojos puestos en ella.

Por eso, para prepararse bien, optó por alejarse de su casa en Logroño "para tener las mejores condiciones para entrenar" y también para no tener cerca el bullicio de las fiestas de San Mateo "que otro año me voy a perder", lamentó.

Sus sacrificios y su trabajo han empezado a dar frutos continuados en 2017, con dos triunfos en el calendario internacional, además del título nacional.

La corredora, que milita en el Cylance Pro Cicling de Estados Unidos, ocupa el puesto 32 en el ránking mundial. "Por fin sale una española en la primera página del ránking", bromea, sin darle demasiada importancia al hecho de haber escalado 24 posiciones en un año -de momento-, ser la cuarta corredora más joven de la clasificación internacional y la primera de su equipo.

Para lograr ese avance, Gutiérrez ha terminado en 13 pruebas internacionales entre las diez primeras, con dos victorias (en una etapa del Giro de Italia y una clásica en Bélgica), como resultados más destacados.

"El balance es muy positivo para mí. A pesar de que en mayo, cuando estaba en buena forma, tuve que tomarme un descanso obligado", explicó, en alusión a la recuperación tras su caída en la Vuelta a China, en la que se produjo una fisura en la rótula de la pierna izquierda.

Esa caída le obligó a parar un tiempo, aunque después ganó el Campeonato de España, una etapa en el Giro y obtuvo otros buenos resultados.

La temporada no terminará para ella en Noruega, sino que tras el Mundial tiene previsto participar con su equipo en carreras en Italia, Francia y China, donde espera poner fin al curso a finales de octubre.

Pero antes de eso, lo primero que se le pasa por la cabeza es "mejorar el resultado del Mundial del año pasado", cuando fue octava, y está convencida de que tiene "capacidad para hacerlo y para luchar por los primeros puestos".

"He competido todo el año en el calendario internacional con las mismas corredoras que van al Mundial y he logrado buenos resultados, incluso victorias, así que creo que puedo tratar de hacer algo bonito. Aunque en un Mundial todo el mundo va a tope", recalcó.

Sobre al anuncio de la creación de un equipo femenino del Movistar, en el que sus responsables hablaron de ella como posible jefa de filas señaló: "Que salga un equipo español así es muy positivo para el ciclismo femenino español, es chulo, porque se trata de una estructura deportiva que tiene medios y capacidad para hacer una escuadra con potencial".

Sin embargo recordó que se ha comprometido a continuar la próxima temporada en el Cylance norteamericano -cuyo director general es el español Manel Lacambra. "Estoy muy a gusto allí y es un equipo que confió en mí cuando no era nadie" con lo que ha decidido rechazar "varias ofertas".

"Hay cosas que se han dicho sobre ese tema, pero yo lo único que pienso ahora es en estar centrada en mis carreras y continuar con el calendario internacional. No puedo dar un paso en falso", indicó.

Además, a sus 23 años está convencida de que le queda "mucho que aprender" en el ciclismo y para ello quiere seguir con el "papel" que tiene en su equipo actual, donde hay ciclistas con más experiencia en el pelotón mundial.