Diario Vasco

Madrid, 17 sep (EFE).- La Audiencia Nacional juzga este martes a Zoubair A., acusado de un delito de autoadoctrinamiento cometido al publicar en redes sociales contenidos de alabanza al Dáesh y a sus acciones terroristas, así como publicaciones "de violencia excesiva" en las que mostraba su "estado de radicalización extremo".

El Ministerio Fiscal pide para el acusado, de 34 años y natural de Tetúan (Marruecos), 2 años y medio de cárcel o su expulsión de España por un delito de autoadoctrinamiento para organización terrorista.

La publicación de comentarios laudatorios en relación al Dáesh "de forma reiterada y con amplia difusión" durante 2015 y 2016 en cuentas de Facebook y Soundcloud demuestra "su plena identificación con el ideario yihadista", según explica la Fiscalía en su escrito de conclusiones provisionales.

Para el Ministerio Público es evidente su "estado de radicalización extremo concretado en la publicación de imágenes de violencia excesiva, en el hastío y odio por la vida y su anhelo de alcanzar el paraíso con la muerte como mártir".

En una de esas publicaciones, el acusado llegó a compartir un comentario en el que enseñaba "cómo matar en cuestión de 30 segundos a cualquier 'cerdo' mediante un cuchillo/bisturí".

Publicaciones como ésta, según la Fiscalía, "evidencian su voluntad de autoadoctrinarse en métodos y formas de asesinar, así como para la comisión de atentados terroristas utilizando métodos suicidas".

Se trata, prosigue el fiscal, de "instrumentos de sugestión mental que buscan superar los propios límites de conciencia como ser humano" y que "tienen la capacidad de provocar la firme voluntad de matar".

El acusado también compartió en redes sociales imágenes de terroristas suicidas, una de ellas con un comentario en el que se decía "la sonrisa de los rebeldes mártires de Alepo. Lo que se ve es una sonrisa hermosa. Que Dios nos conceda un buen fin".

Y en una conversación mantenida en Facebook el acusado llegó a manifestar: "Se ha complicado la cosa... Estoy harto de esta vida, no me es suficiente con la misericordia de Dios, estoy harto de esta vida sin adoración...".

Entre el material incautado en los registros se encuentran un manual difundido en los foros yihadistas y una guía donde se dan instrucciones sobre cómo cometer atentados.

La Policía también halló en sus dispositivos electrónicos imágenes de combatientes y de madres despidiendo a sus hijos que se iban a luchar con el Dáesh, así como múltiples cánticos yihadistas.