Diario Vasco

Girona, 17 sep (EFE).- El entrenador del Sevilla, Eduardo Berizzo, se mostró satisfecho por la "valiosa victoria" conseguida esta tarde ante el Girona (0-1) y considera que su equipo se va "fortalecido" después de ganar "en un campo difícil en el que no había ganado nadie".

El técnico argentino, que ha justificado las rotaciones por la necesidad de "oxigenar el equipo" tras el "exigente" partido de Liga de Campeones del miércoles ante el Liverpool, ha destacado que el encuentro ha tenido dos fases muy diferentes.

"En la primera parte nos costó encontrar profundidad. Teníamos la elaboración, pero no encontrábamos la espalda de la defensa local. En la segunda mitad, sí que lo hemos conseguido", ha dicho.

Pese a estar satisfecho por haber conseguido los tres puntos en los últimos tres partidos de liga, el entrenador sevillista ha reconocido que "si hubiéramos terminado empatando, no creo que el resultado hubiera sido injusto".

En todo caso, Berizzo ha remarcado que ha sido el desacierto de su equipo lo que ha permitido que los locales dispusieran de oportunidades en el tramo final del encuentro: "El rival llegó con vida al final porque no los ajusticiamos antes. El arreón final se produce por nuestros fallos en la definición, que meten al Girona en el partido. Nuestros fallos han impulsado al Girona".

Por último, preguntado por el dudoso penalti señalado por De Burgos Bengoetxea en contra del Sevilla, el técnico argentino ha defendido el trabajo del colegiado: "No suelo hablar de la actuación de los árbitros. Confío plenamente en la transparencia de la decisión".