Diario Vasco

Rotterdam , 16 sep .- El español Javier Gómez Noya, único quíntuple campeón del mundo de la historia del triatlón, que este sábado capturó plata en el Mundial que ganó su compatriota Mario Mola, indicó en una entrevista con EFE que "ser campeón del mundo 70.3 y subcampeón mundial ahora es como para no quejarse".

"Estoy muy contento por haber mantenido el segundo puesto. Al final, Mario (Mola, que revalidó título) estuvo muy bien. Hizo un 'carrerón'; y por muy bien que hubiese estado yo, no hubiera ganado el Mundial", opinó Gómez Noya, de 34 años, campeón del mundo en distancia olímpica en 2008, 2010, 2013, 2014 y 2015; y que viene de ganar, por segunda vez, el pasado domingo, el Mundial 70.3 (Medio Ironman: 1.900 metros nadando, noventa kilómetros en bicicleta y medio maratón -21,097 kilómetros- a pie), disputado en Chattanooga (Tennessee, EEUU), desde donde se trasladó directamente a Holanda.

"Estoy contento por haber defendido el segundo puesto aquí. Así que es un año en el que he sido campeón del mundo 70.3 y subcampeón del mundo de la ITU, por lo que no me puedo quejar", explicó, en la zona de meta de Rotterdam, el triatleta gallego, asimismo cuádruple campeón de Europa, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Londres y que este sábado ganó su décima medalla en unos Mundiales.

"Sí. Van, con éste, diez podios en Mundiales de la ITU (Federación Internacional de Triatlón), así que pienso que es para estar más que satisfecho; y muy orgulloso", declaró, y señaló que en la Gran Final le costó "un poco arrancar".

"Al principio no llevaba mucha chispa, en la bici con tantas arrancadas, no iba muy a gusto. Pero corriendo me sentí especialmente bien. Me sorprendió, aunque al final tuve problemas con el flato y eso me mermó, bastante, sobre todo en la última vuelta de la prueba", comentó Javi.

"Estoy un poco decepcionado, entre comillas, porque sé que no he podido dar todo lo que tenía hoy en carrera. Al final he tenido que bajar algo el ritmo; y Mario, que ya se había quedado, me ha vuelto a pasar, otra vez", relató.

"Pero no afecta para nada al campeonato, porque no hubiera cambiado nada. Así que, bueno, teniendo en cuenta que corrí un 70.3 hace seis días y en otro continente, pues estoy muy contento de haber defendido la segunda plaza final", manifestó a EFE Gómez Noya, Premio Princesa de Asturias el año pasado.

"Hombre, evidentemente me hubiera gustado subir al podio en la carrera, pero llevaba un flato muy fuerte, que me hizo bajar el ritmo muchísimo; y Mario, que, aunque se había quedado, no venía muy lejos, lo aprovechó y me pasó", destacó el gallego, que admitió que es extraordinario todo lo que aún está consiguiendo

"Sí, claro que sí, la verdad es que este año, después de un 2016 complicado -se perdió los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro (Brasil), por lesión-, ha sido un año muy bueno, con muchas victorias importantes; con un podio en el Mundial ITU, sin ser mi principal objetivo; y ganando el Mundial 70.3, que sí lo era, no me puedo quejar de nada", comentó.

Cuestionado si la de este sábado había sido su última comparecencia en una prueba de las 'World Series', Javi, que el año que viene se centrará de lleno en el Ironman, la carrera de gran distancia (3.800 metros nadando, 180 kilómetros en bici y un maratón -42,195 kilómetros-), respondió: "Ya veremos".

"Pues no lo sé, ya veremos. No puedo asegurar que sea la última. Es posible que el año que viene me centre en distancias más largas. Pero no descarto nada", declaró.