Diario Vasco

Bilbao, 16 sep (EFE).- El vizcaíno Jonathan Castroviejo, medalla bronce en contrarreloj individual en 2016 en Doha (Catar) y en principio la principal baza española para brillar en los Mundiales de ruta que comienzan mañana en Bergen (Noruega), ha reconocido que llega a estos campeonatos "con algunas dudas", aunque también confiado en "estar bien".

"Corrí Poitou Charentes (segundo en la crono y en la general fin) y tuve bastante buenas sensaciones después de haber descansado del Tour. Pero en Gran Bretaña, en cambio, no me encontré como esperaba (21º en la CRI) y ahora llego con algunas dudas, pero espero estar bien", ha explicado el corredor vasco.

Castroviejo (Getxo, 1987) participará en tres pruebas, mañana en la crono por equipos con el Movistar y el miércoles y el domingo siguiente en la crono individual y la prueba en línea ya como corredor de la selección española.

"Son tres carreras como los últimos años y el primer objetivo es el domingo, a ver si estamos cerca de las medallas", ha dicho respecto a un CRE en la que el Movistar fue bronce en Richmond 2015 y acabó sexto en 2016 sobre un recorrido similar al de este año y lastrado por un percance que le hizo perder opciones

"Sí, es muy similar al del año pasado, en el que si no llega a ser por una avería mecánica tendríamos medalla. Este año hay algún contrincante más como pueda ser LottoNLJumbo, y estará más caro meterse en las medallas", ha vaticinado, en todo caso con confianza en la labor del bloque de los últimos años y en el que en esta edición le acompañan Imanol Erviti, Jasha Sütterlin, Andrey Amador, Alex Dowsett y Gorka Izagirre.

Respecto a sus opciones en la CRI, asume que "este año es muy complicado" que suba al podio, aunque también ha recordado que "otros años han sido difíciles, como el pasado, y se consiguió rascar una medalla". "Una carrera de un día siempre es diferente, especial. Los demás pueden tener un día malo y tú uno bueno", ha destacado, seguro de que, de encontrarse bien, tendrá sus opciones.

"Si estuviera bien, bien, sí que me iría bien. Aunque quizás la última subida ... no la he visto, pero todo el mundo habla de 3,5 kilómetros al 10% y tal vez sea demasiado", ha dicho a la espera de inspeccionar el circuito.

"Cuando lo veamos, podré decir más", ha señalado, aún ya con una idea sobre lo que le espera en las dos cronos: "Son dos circuitos distintos: uno el de la CRE y otro el de la individual, que lo veré el lunes. El de por equipos es muy duro. Aparte de la subida, las dos primeras vueltas tienen algún repecho y va a ser complicado, pero se hará lo mejor posible".

En cuanto a la carrera en línea asume que, sin el lesionado Alejandro Valverde, el rendimiento del equipo español es una incógnita. "Un poco sí. Siempre ha habido algún líder para el que trabajar y este año a ver qué nos dice Javier (Mínguez). Lo que diga, se hará. Si hay que coger fugas, hay que intentar hacerlo; y si hay que probar desde lejos, atacaremos", ha adelantado.

Castroviejo se ha referido a su marcha a final de temporada al Sky "después de seis años fantásticos" en el Movistar. "Necesitaba un pequeño cambio y ha sido posible. Ahora se trata de empezar un poco de cero y coger otras ambiciones de cara a entrenar. El ciclismo es muy duro y necesitas novedades para seguir al más alto nivel. Han sido seis años que no cambiaría por nada, pero todo llega a su fin y ya tengo ganas de empezar el año que viene", ha dicho.

En ese sentido, el de Algorta está expectante por lo que se encontrará en un equipo de la dimensión del que lidera Chris Froome, ganador de cuatro Tours de Francia y este vencedor en Tour y Vuelta.

"Da un poco de responsabilidad cuando ves por la televisión el gran nivel del equipo. Siempre te da esa duda de si serás capaz de estar ahí. Pero, bueno, imagino que es algo normal", ha reflexionado.