Diario Vasco

Erbil , 15 sep .- El Parlamento kurdo aprobó hoy por unanimidad la celebración del referéndum de independencia de la región autónoma del Kurdistán iraquí, previsto para el próximo 25 de septiembre, en una sesión extraordinaria -la primera en dos años- y en ausencia de algunos grupos opositores.

Un total de 65 diputados de los 68 presentes en el Parlamento votaron por la celebración de un referéndum que las potencias occidentales han intentado posponer, pues consideran que la unidad en Irak es clave para derrotar al grupo terrorista Estado Islámico (EI), lucha en la que los kurdos han desempeñado un papel destacado.

Los otros tres diputados que acudieron a la sesión extraordinaria presidida por el vicepresidente del Parlamento kurdo, Yafar Aimenki, se abstuvieron durante la votación, que se hizo a mano alzada, informó en un comunicado la Cámara.

Al terminar la sesión extraordinaria, izaron la bandera del Kurdistán y cantaron su himno.

Los partidos el Movimiento del Cambio (Goran) y la Agrupación Islámica (Komal) anunciaron hoy en sendos comunicados su boicot a la sesión.

La Agrupación Islámica explicó que su decisión se produce después de que las partes políticas no hayan llegado todavía a un acuerdo, así como por la agenda de la sesión, preparada solamente por dos bloques políticos.

El Partido Democrático del Kurdistán (PDK), liderado por el presidente de la región, Masud Barzani, llamó a celebrar esa votación en el Parlamento, que comenzó a las 19.00 hora local (16.00 GMT), para ratificar la celebración del referéndum y encargar a la Comisión Electoral su convocatoria.

Barzani aseguró hoy en un mitin celebrado en la ciudad de Amadiya, en la provincia kurda de Dohuk (norte), que "hasta la fecha no ha habido ninguna alternativa que pueda sustituir al referéndum.

Con esta afirmación hizo alusión a la reunión que tuvo ayer con representantes del Reino Unido, Alemania, Francia, Estados Unidos y la ONU, que le entregaron una propuesta alternativa al referendo.

El Gobierno central de Irak se opone frontalmente al referéndum y el pasado martes el Parlamento iraquí votó en contra de su celebración e instó al Ejecutivo a que actúe para mantener la unidad nacional.

Además, ayer el Parlamento destituyó al gobernador de la provincia de Kirkuk (norte) por apostar por el referéndum de independencia, una cuestión que ha enfrentado aún más a Bagdad y Erbil.

El Kurdistán iraquí goza de un estatuto de autonomía desde la década de 1990 que le fue reconocido en la Constitución de 2005, en la que Irak es definido como un Estado federal.