Diario Vasco

Abuya, 15 sep (EFE).- El Gobierno nigeriano declaró hoy "organización terrorista" al movimiento separatista Pueblo Indígena de Biafra (IPOB), que apoya la secesión de las zonas del sur y suroeste de Nigeria que formaron la República de Biafra (1967-1970), informan medios locales.

El director de información de Defensa, el general John Enenche, indicó que varias de las actividades del IPOB -fundado en 2012- han "aterrorizado al pueblo", entre ellas, la creación de un servicio secreto y una guardia nacional, la posesión de armas, el bloqueo de carreteras y la extorsión a civiles.

Según fuentes de seguridad consultadas por el diario Daily Post, las fuerzas armadas comenzarán a llevar a cabo operaciones contra el IPOB a partir del lunes.

El líder del IPOB, Nnamdi Kanu, permanece desde ayer en paradero desconocido después de que un grupo de militares asaltara su residencia de Umuahia (sureste) ayer por la noche, denunció su abogado, Ifeanyi Ejiofor, en declaraciones al diario Premium Times.

"Los soldados entraron por la fuerza a la casa tras disparar durante 40 minutos. La casa entera está destrozada por los impactos de bala", explicó.

Kanu, fundador de Radio Biafra, permaneció en prisión preventiva acusado de traición y de incitar al secesionismo desde enero de 2016 hasta abril de 2017, cuando fue puesto en libertad bajo fianza.

La escalada de las tensiones en el estado de Aba (sureste) tras el envío de tropas por parte del Gobierno central ha provocado que su gobernador estableciese un toque de queda al anochecer el pasado día 8.

Asimismo, más de 500 efectivos policiales se han trasladado a la zona para garantizar la seguridad.

Amnistía Internacional (AI) expresó su preocupación por los episodios de violencia en un comunicado firmado por su director para Nigeria, Osai Ojigho, en el que pidió al ejército nigeriano que no emplee "fuerza excesiva contra civiles desarmados", recoge el diario Vanguard.

El IPOB defiende la autodeterminación de una parte del este de Nigeria, y ha organizado protestas junto a grupos rivales como el Movimiento para la Realización del Estado Soberano de Biafra (Massob, siglas en inglés) que frecuentemente terminan en altercados con la Policía.

El pasado mes de noviembre, AI pidió a las autoridades nigerianas que investigaran el supuesto asesinato de al menos 150 activistas biafreños a manos de militares, algo que negaron las agencias de seguridad del país.

La tensión en esta zona data de hace 50 años: el 30 de mayo de 1967, en medio de crecientes tensiones étnicas debido a sucesivos golpes de Estado, el gobernado de la región Oriental de Nigeria, Emeka Ojukwu, anunció la creación de la República de Biafra para proteger a la etnia igbo, que había sido objeto de numerosas matanzas en el norte del país.

El Gobierno militar nigeriano intentó recuperar el control por la fuerza, dando lugar así a la guerra civil de Nigeria (1967-1970), que causó cerca de dos millones de muertos, principalmente debido a los episodios de hambruna que asolaron la región debido a un bloqueo de dos años.

Sin embargo, el fin de la rebelión no acabó con el movimiento separatista en el sur y sureste de Nigeria, donde está situado el delta del río Níger, una zona muy rica en petróleo.