Diario Vasco

Lima, 15 sep (EFE).- El chileno Neven Ilic, presidente de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) y desde hoy miembro del COI, emprende esta nueva aventura con la ilusión de "conectar" a ambos organismos "en sus programas y en su visión de futuro".

"A ver cómo puedo ayudar al deporte del mundo, pero también al deporte de mi continente, de mi región, ver de qué manera conectamos estas dos instituciones. ODEPA tiene que estar conectada con el COI en todo", dijo Ilic a Efe en Lima, donde la asamblea olímpica ratificó su admisión.

Ilic, presidente también del Comité Olímpico Chileno, señaló que su elección le deja "orgulloso" por lo que tiene "de reconocimiento": "a mí como persona, a mi país y al trabajo que hemos hecho como comité olímpico".

"Es una buena oportunidad para aprender, para ayudar en lo que uno pueda", comentó.

Elegido presidente de ODEPA el pasado 26 de abril, Ilic (Antofagasta, 1962) admitió que su entrada ahora en el COI completa una etapa fascinante en su trayectoria como dirigente deportivo.

"Sí. Ahora lo que queda es trabajar mucho. Estos puestos me dan la oportunidad de hacer cosas, de equivocarme y volver a tomar el camino. El mundo del deporte necesita nuevos desafíos, nuevas ideas. Yo trato de hacer eso. En el camino uno se equivoca pero lo importante es volver y hacer las cosas mejor". afirmó.

Por el momento, lo que quiere hacer en el COI es "aprender", convencido de que "en este mundo uno no sabe nada, se aprende día a día".

"Estoy aprendiendo mucho en un mundo completamente nuevo para mí", reiteró.

Respecto al reto inminente de su trabajo al frente de ODEPA, los Juegos Panamericanos que se disputarán en 2019 en Lima, Neven Ilic se declaró "optimista" por los últimos avances en los tareas de organización, aunque, admitió, "echamos de menos el tiempo que se perdió".

"Desde abril reconocemos que están haciendo un trabajo con mucho compromiso, duro, muy profesional", dijo. "Estamos partiendo con la construcción de la Villa, con los otros estadios, pero siempre se echa de menos el tiempo que se perdió".

"Ya no vale la pena mirar para atrás, vamos mirando para adelante y estamos optimistas porque las cosas están partiendo", indicó.

Después de cinco meses al frente de ODEPA, Ilic señalo que si algo ha visto claro es que "no puede haber recetas iguales para todos".

"El continente es muy disímil, Tenemos países muy grandes y muy exitosos, países medianos y pequeños que necesitan ayudas de otro tipo. Los primeros pasos que hemos dado ha sido vernos con cada uno en largas reuniones para ver cuáles son las necesidades", explicó.

"La idea es ver cómo ODEPA puede aportar soluciones en el nivel en el que esté cada uno de ellos, para ver cómo pueden ir creciendo. Hay países que requieren apoyo administrativo para hacer una estructura como corresponde, otros apoyo técnico, otros en infraestructuras", enumeró.

"Pero siempre uno tiene que crecer en el deporte desde la base, y esa es la idea", afirmó Ilic.