Diario Vasco

Lugo, 15 sep (EFE).- Natxo González, entrenador del Real Zaragoza, ha abogado por "levantarse y tirar para delante" después de haber encajado su segunda derrota consecutiva (2-1 ante el CD Lugo) en un partido que, en su opinión, se pudo "decantar para cualquier lado".

"El partido se ha podido decantar para cualquier lado y por desgracia ha sido para el contrario", comentó en rueda de prensa a la conclusión del choque.

El preparador del conjunto maño dijo que haber encajado el segundo tanto en el minuto 92 ha supuesto un varapalo "para los jugadores, que han sido los que han estado dentro peleando hasta el último instante".

"En una temporada pasan muchas cosas y una de ellas es un caso como este, esa línea tan estrecha entre el perder, como ha sido, o haberte podido poner 0-2. Los dos hemos buscado la portería contraria y ellos han tenido esa pizquita más de acierto", señaló.

González destacó el "corazón" de su equipo y pidió a la afición del Zaragoza que "confíe en este grupo" porque les va a "dar muchas alegrías".

El técnico, quien dijo que no le "gusta individualizar", valoró positivamente el estreno de Cristian Álvarez bajo palos: "Creo que ha estado correcto".

Por su parte, Francisco Rodríguez, entrenador del CD Lugo, ha dado la "enhorabuena" a sus futbolistas por haber "creído hasta el final".

"Han buscado la victoria y cayó en el último minuto", comentó el técnico almeriense, quien destacó la "verticalidad" que le aportó al equipo el uruguayo Nico Albarracín, debutante ante el Zaragoza, que dio la asistencia del 2-1 y poco antes estuvo a punto de marcar.