Diario Vasco

Eibar , 15 sep .- Asier Garitano, entrenador del Leganés, se mostró tranquilo, pese a que la derrota ante el Eibar "dolió bastante", y se lamentó al pensar que "veía" que su equipo podía "hacer daño en ataque" y que podía marcar, pero que los "errores aquí se pagan muy caros".

Pese a ello, vio un "partido igualado y disputado". "Sabemos que el Eibar es fuerte en su juego aéreo y hemos querido contrarrestar eso", señaló.

Sus planes iban según lo previsto en la primera parte, pero el Leganés no supo aguantar en la segunda mitad. "Queríamos que no nos ocurriese como en la pasada temporada, pero un robo de Gálvez ha acabado en gol. Sabemos que esos errores aquí se pagan muy caros, y es lo que nos ha pasado".

De hecho, el míster pepinero sabía que, tras el gol armero, era difícil la remontada, porque "en estos partidos, el que se pone por delante normalmente gana, y el Eibar ha demostrado que sabe jugar en estas situaciones".