Diario Vasco

Teherán, 3 ago (EFE).- El presidente iraní, Hasan Rohaní, insistió hoy en que Irán mantendrá la vía de la "moderación" y que la época actual es "tiempo de interacción entre el islam y el mundo moderno".

En un discurso tras ser ratificado por el líder supremo, Alí Jameneí, Rohaní abogó en su segundo mandato por "establecer un país justo y con un camino de moderación" para garantizar los derechos del pueblo.

El mandatario subrayó que el país tiene "una relación constructiva con el mundo" y "no acepta el aislamiento ni se rinde ante los enemigos que quieren aislar a Irán", en alusión a Estados Unidos y Arabia Saudí.

También recordó algunos de los logros de su primer mandato, como la estabilidad económica y la reducción de la inflación, pero reconoció que la situación sigue siendo "difícil".

Por ello, reiteró sus promesas de la campaña electoral de erradicar la pobreza, establecer una seguridad social global, reducir la desigualdad social, crear empleo y fomentar la producción nacional.

Rohaní se refirió asimismo al sistema de la República Islámica, en el que la religión y la política son "inseparables", y que -agregó- "tiene su raíz en el corazón del pueblo".

Su ratificación para un segundo mandato de cuatro años tuvo lugar en una ceremonia en Teherán, previa a su toma de posesión ante el Parlamento el próximo sábado.

Jameneí deseó "éxito" al presidente y le instó a centrar sus esfuerzos en establecer la justicia, ayudar a los desfavorecidos y seguir las enseñanzas islam y los valores de la Revolución Islámica.

Desde el sábado, decretado festivo en Irán, Rohaní dispondrá de dos semanas para formar un nuevo Gobierno, que será presentado ante el Parlamento.

Se espera que destacados ministros como el jefe de la diplomacia, Mohamad Yavad Zarif, sigan en su puesto y que en el Ejecutivo entren algunas mujeres.

Rohaní, presidente de Irán desde 2013, ganó las elección del pasado mayo con 23 millones de votos, un 57 % del total, frente a la candidatura del clérigo conservador Ebrahim Raisí.

El gran hito de su primer mandato fue la firma en julio de 2015 del acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias, que limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.