Diario Vasco

Teherán, 3 ago (EFE).- Las autoridades iraníes han denunciado que la firma por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, de la ley de sanciones es un intento de destruir el acuerdo nuclear firmado entre Irán y seis grandes potencias en julio de 2015.

"El principal objetivo de EEUU para imponer las sanciones contra Irán es destruir el acuerdo y nosotros reaccionaremos con inteligencia a esas medidas", advirtió el viceministro de Asuntos Exteriores y negociador nuclear, Abás Araqchi, en declaraciones a la televisión estatal.

Trump promulgó ayer la ley que impone nuevas sanciones contra Irán, por su programa armamentístico y su apoyo a grupos chiíes como Hizbulá, así como contra Rusia y Corea del Norte, que había sido aprobada por mayoría abrumadora en el Congreso.

En opinión de Araqchi, esto muestra que EEUU teme que el acuerdo nuclear da poder a Irán: "Basada en esta idea, la creencia general en Washington es que esta situación debe revertirse y que Irán ha de ser presionado", subrayó.

El acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Las autoridades iraníes ya presentaron esta semana una queja sobre las nuevas sanciones impuestas por Washington ante la comisión conjunta que supervisa el pacto, que siempre ha verificado el cumplimiento por parte de Teherán de sus compromisos.

Además, el comité iraní encargado de observar la implementación del acuerdo nuclear anunció que dará "una respuesta contundente" a las nuevas sanciones de EEUU, la cual será anunciada próximamente por el presidente del país, Hasan Rohaní.

El proyecto de ley que prepara el Parlamento iraní reforzará el programa de misiles balísticos y al cuerpo de los Guardianes de la Revolución, los blancos de las sanciones de EEUU, señaló Araqchi.

EEUU ha impuesto en los últimos meses, desde la llegada de Trump a la Presidencia, varias tandas de sanciones contra entidades e individuos iraníes relacionados con el programa de misiles de este país.

Teherán defiende que su programa de misiles es legal y no contradice ni la resolución 2231 del Consejo de Seguridad ni el acuerdo nuclear.

La tensión entre ambos países va en aumento y se ha traducido en el último mes en un par de incidentes entre buques estadounidenses e iraníes en las aguas del golfo Pérsico.