Diario Vasco

Madrid, 1 ago (EFE).- La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha pedido al Gobierno extender el abono social de Telefónica, al que ahora sólo pueden acogerse jubilados y pensionistas con bajas rentas, a otros colectivos con dificultades económicas como, por ejemplo, parados de larga duración.

En un informe remitido al Ministerio de Turismo, Energía y Agenda Digital, la CNMC considera además que el abono social, limitado actualmente a la contratación del servicio de telefonía fija, debería poder solicitarse con cualquier producto de Telefónica, incluidos los paquetes.

El abono social supone un descuento mensual en la factura de 16,53 euros, el equivalente al 95 % de la cuota de abono (17,40 euros) y sólo lo pueden solicitar pensionistas o jubilados con rentas anuales inferiores a los 8.946,14 euros.

Si el cliente tiene contratado el fijo empaquetado con banda ancha o incluso con una tarifa plana de voz fija no puede beneficiarse del descuento.

El organismo supervisor destaca que, en la actualidad, la mayoría de los clientes contratan el servicio telefónico empaquetado con otros como la banda ancha, móvil o televisión por lo que las actuales limitaciones al abono social tienen como consecuencia que la mayoría de los usuarios no puedan optar al mismo.

Por ello, para mejorar la efectividad del abono social, la CNMC considera que debería poder solicitarse para cualquier producto de Telefónica que incluya la cuota de abono, empaquetada o no.

Además, advierte de que los canales de que disponen los usuarios para solicitar actualmente el abono social (correo electrónico, fax o carta) podrían ser insuficientes para garantizar el acceso a este descuento a todos sus potenciales destinatarios.

Por ello, recomienda que el abono social también pueda solicitarse en las tiendas de Telefónica o a través del teléfono gratuito 1004.