Diario Vasco

México, 1 ago (EFE).- Las autoridades de protección civil del estado mexicano de Nuevo León (norte) emitieron hoy una alerta por el robo de un densímetro nuclear, "pues su manejo incorrecto provocaría daños graves al medio ambiente y a la salud de quien lo golpee, rompa o manipule".

El Gobierno estatal indicó en un boletín que el aparato, que se usa para medir humedad y densidad de suelos mediante radiación, fue extraído por la tarde de una camioneta propiedad de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) estacionada en el Municipio de San Nicolás, mientras el conductor permanecía en un negocio de comida rápida.

Tras 20 minutos en el establecimiento, el conductor se dirigió a las instalaciones de la Facultad de Ingeniería Civil de la UANL, donde se percató de que el densímetro ya no estaba.

Un empleado de un negocio cercano informó a agentes de la Procuraduría General de Justicia (fiscalía) del estado de que había observado a un hombre alto moreno, que usaba gorra y viajaba en una camioneta color guinda, robando el aparato.

De acuerdo con el boletín, el densímetro es un aparato cuadrado de unos 30 centímetros y unos 10 kilos de peso, en colores amarillo con naranja y logotipos de material de radiación.

Las autoridades de protección civil llamaron a evitar manipular el equipo o permanecer cerca de él, y a establecer un perímetro de seguridad y resguardo con radio mínimo de 30 metros.

Asimismo, exhortaron a la población notificar del posible hallazgo de la fuente radiactiva o a proporcionar información que ayude a su localización.

México ha tenido al menos otros nueve incidentes de robo de material radiactivo desde finales de 2013, el más reciente de ellos en abril pasado.

El pasado 10 de junio entró en vigor el Reglamento para el Transporte Seguro de Material Radiactivo, que tiene como principal objetivo establecer requisitos de seguridad que deben aplicarse durante el transporte de estos materiales con el fin de proteger al público, a los trabajadores, a los bienes y al medio ambiente.

El Reglamento incluye medidas de seguridad física orientadas a reducir el número de incidentes por robo o uso malintencionado del material radiactivo.