Diario Vasco

Madrid, 3 ago (EFE).- El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la orden por la que se deniega la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña, en el Valle de Tobalina (Burgos).

Entre las consideraciones que recoge el BOE se recuerda que la vuelta a la operación de Garoña se vería demorada en un plazo superior a un año, a causa de las inversiones y actuaciones en la central relacionadas con la seguridad nuclear y la protección radiológica que su titular debe llevar a cabo.

Esta incertidumbre sobre la disponibilidad de la planta a medio plazo, así como su especificidad en cuanto a su potencia eléctrica -muy inferior al resto de nucleares-, aconsejan "descartar" su inclusión entre las instalaciones que han de ser consideradas para formar parte del mix energético, añade el BOE.

"En conjunto, por tanto, se estima que la continuidad de la central nuclear de Santa María de Garoña no resulta necesaria para la provisión de energía eléctrica en las condiciones de seguridad de suministro, medioambientales y de precio que el Gobierno, en el ejercicio de su actividad de planificación y definición del mix energético, considera apropiadas", explica el texto.

La Orden ITC/1785/2009, de 3 de julio, establecía el 6 de julio de 2013 como fecha tope de la explotación de Garoña y otorgaba a la empresa Nuclenor (participada por Endesa e Iberdrola), la renovación de la autorización de explotación hasta dicha fecha.

Sin embargo, la Orden IET/1453/2012, de 29 de junio, revocó parcialmente la de 2009 y estableció que, con anterioridad al 6 de septiembre de 2012, Nuclenor podría solicitar una renovación de la autorización de explotación por un nuevo período no superior a los seis años, si se cumplían una lista de condiciones específicas.

La empresa no solicitó la renovación, por lo que mediante la Orden IET/1302/2013, de 5 de julio, se declaró el cese definitivo de la actividad en la central nuclear el 6 de julio de 2013, de acuerdo a lo dispuesto en el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas, aprobado por Real Decreto 1836/1999, de 3 de diciembre.

El 27 de mayo de 2014, Nuclenor solicita al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (entonces Ministerio de Industria, Energía y Turismo), la renovación de la autorización de explotación hasta 2031.

Entre la documentación aportada por Nuclenor, la empresa se comprometía, entre otros aspectos, a realizar revisiones periódicas de seguridad, revisiones del análisis probabilista de seguridad que incluía, probables sucesos internos, sucesos externos (inundaciones, incendios y otros).

Además, un análisis de envejecimiento experimentado por los componentes, sistemas y estructuras de seguridad de la central, así cómo un programa de inversiones y modificaciones de diseño asociadas a las mejoras derivadas tras la experiencia del accidente de Fukushima (Japón) en 2011.

Un día después, el 28 de mayo de 2014, el Ministerio solicitó al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el correspondiente informe sobre la solicitud de Nuclenor.

El 8 de febrero de 2017, el CSN remitió al Ministerio de Energía un informe favorable siempre que la empresa cumpliera con las inversiones necesarias para la mejora de los sistemas de seguridad nuclear y protección radiológica de la central.

Sin embargo, y tras un período de debate y consultas con las partes interesadas, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, anunció este martes la decisión del Gobierno de denegar el permiso de renovación.