Diario Vasco

Ruth del Moral

Madrid, 3 ago (EFECOM).- Ciudadanos cree que los Presupuestos de 2018 deberían contemplar una subida del salario de los funcionarios más allá "incluso" de la inflación, al tiempo que no ve efectivo un alza del salario mínimo interprofesional (SMI) para frenar la pobreza del mercado laboral proveniente de la temporalidad.

El responsable del área de Economía y Empleo de Ciudadanos, Luis Garicano, señala durante una entrevista con la Agencia EFE que el salario de los empleados públicos se ha quedado "muy por debajo de los del sector privado" y apuesta por una subida superior al 1 % aprobada en los Presupuestos Generales del Estado de 2017.

También considera que el desarrollo profesional de los funcionarios debe estar ligado a su productividad y no a su antigüedad, y ve "inefectiva" una subida del salario mínimo para abordar la precariedad del mercado de trabajo.

En este sentido, Garicano dice que Ciudadanos negociará con el Gobierno para que el complemento salarial, aprobado para 2017 y dirigido a los jóvenes empleados que reciben formación, sea una medida "permanente todos los años".

"Debe ir extendiéndose a los demás colectivos trabajadores de bajos ingresos y transformarse en un impuesto negativo articulado a través del IRPF", avanza el economista de Ciudadanos.

Garicano, catedrático y director de departamento en la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, no da por garantizado el apoyo de la formación naranja a los Presupuestos Generales de 2018 pese a haber apoyado el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda pública del próximo año.

"Los presupuestos requieren un acuerdo no sólo en cuánto se gasta, sino en cómo se gasta y sólo tendrán nuestro apoyo si en ellos está reflejado el pacto de investidura", incide.

Para Garicano es importante que las cuentas del próximo año incluyan partidas de financiación de políticas contra el paro de larga duración, en materia de lucha contra el fracaso escolar y para la promoción de la ciencia y la innovación, así como medidas que avancen en la regeneración democrática y en la mejora de la administración de la justicia.

En materia laboral, recuerda que está pendiente la implantación de la denominada 'mochila austríaca' y un 'bonus' que premie o penalice a los empresarios por sus contratos o sus despidos, respectivamente, por lo que "serán parte de las negociaciones para lo que queda de legislatura".

"Haremos propuestas para introducir la mochila austríaca, que no es sino una garantía a la movilidad profesional", indica tras explicar que se trata de una cuenta individualizada en la Seguridad Social en la que se ingresa parte de la cotización y que el trabajador puede llevarse de un empleo a otro sin verse penalizado.

Ciudadanos pondrá el foco este otoño en reformas para reducir las modalidades contractuales a tres tipos: formación y aprendizaje, indefinido y "contrato de protección creciente" con duración de hasta tres años, con indemnizaciones crecientes de 12 a 20 días por año trabajado y con conversión en indefinido el tercer año sin pagar cuota por los primeros 500 euros de salario, para favorecer el empleo estable.

También trabajará en medidas para avanzar en la implementación del cheque formación para los trabajadores y parados, con el fin de que "tengan una segunda oportunidad todos los trabajadores que siguen descolgados", como los parados de larga duración o los mayores de 55 años.

Lo que no apoyará Ciudadanos será la creación de un ingreso mínimo vital porque -en opinión de Garicano- desincentivaría el trabajo.