Diario Vasco

Bruselas, 2 ago (EFE).- La Unión Europea (UE) y Libia abordaron en una reunión en Trípoli cómo dar seguimiento al trabajo de los guardacostas que ha formado la operación naval comunitaria Sofía, sin considerar por el momento la posibilidad de que ésta actúe en sus aguas territoriales, indicó hoy una portavoz comunitaria.

"El objetivo de la visita era discutir la implementación del renovado mandato de Sofía", indicó la portavoz Catherine Ray en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea (CE), sobre un encuentro entre responsables de la misión naval y la operación de la UE para Libia EUBAM con el jefe del Gobierno de Unidad Nacional libio, Fayed al Serraj, este martes.

Aseguró que las partes no abordaron la posibilidad de que Sofía pase a una nueva fase operacional, que consistiría en entrar en aguas territoriales libias para hacer frente ahí a las mafias que trafican con inmigrantes en el Mediterráneo central.

"No hubo discusión sobre otras fases de la operación. Sobre la mesa estuvo lo que podemos hacer con el actual mandato", comentó.

El mandato recientemente renovado de la misión Sofía incluye el seguimiento de los guardacostas libios formados por la propia operación europea.

En Trípoli se habló pues del establecimiento de un "mecanismo de control para garantizar la eficacia a largo plazo del entrenamiento de los guardacostas", según la CE.

De este modo, la UE y Libia no abordaron la posibilidad de que los efectivos de Sofía entren en aguas territoriales libias, algo que sí ha solicitado el país de manera bilateral a Italia.

El pasado 23 de julio Al Serraj pidió por carta al primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, "apoyo técnico y naval" para patrullar el Mediterráneo, a lo que Italia responderá con una operación de "apoyo logístico, técnico y operativo a las autoridades navales libias, acompañándolas en actividades conjuntas y coordinadas" frente a las costas de Trípoli y sus inmediaciones.

Además de Sofía, la reunión entre los responsables comunitarios y Al Serraj se centró en el apoyo de la UE a Libia y las necesidades del país, especialmente las relacionadas con la capacitación de sus instituciones de seguridad, el Estado de derecho, el control de fronteras y la gestión migratoria, explicó la CE.