Diario Vasco

Atenas, 2 ago (EFE).- Cerca de un centenar de refugiados protestaron hoy en Atenas para reclamar que las reunificaciones familiares de Grecia a Alemania se hagan efectivas y se suspenda el acuerdo que puso un límite mensual.

Los Gobiernos de Atenas y Berlín acordaron en mayo de manera informal reducir el número de reunificaciones a 70 por mes.

El ministro griego de Migración, Yannis Muzalas, reconoció que esto afectaría "a más de 2.000 personas, que deberán esperar años hasta ser trasladados a Alemania", en una carta que envió al ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, publicada por el periódico heleno Efimerida ton Syntaktón.

Las personas refugiadas tienen derecho a reunirse con un miembro de su familia que resida legalmente en algún país de la UE, de acuerdo a la Directiva de 2003 de Reagrupación Familiar del Consejo Europeo.

Los manifestantes marcharon desde la central plaza de Syntagma hasta la embajada de Alemania con consignas como "No más espera", "Quiero estar con mi familia" o "Libertad de Movimiento".

Dos furgones de policía y una veintena de agentes les impidieron acceder a la calle donde se encuentra la embajada germana, que se negó a recibir a representantes de la protesta.

"Dicen que ya han hablado con vosotros dos veces, no hay razón para una tercera", informó un oficial de policía a los manifestantes.

Mahmud Bitar, un joven de 23 años de Alepo que se marchó de Siria al inicio de la guerra, en 2011, comentó a Efe que la mayoría de sus compatriotas siguen sin poder reunirse con sus familias.

"Mi madre está en Turquía, mi padre en Alemania, mi hermana en Egipto y mi hermano en El Líbano", relató el joven, que ahora reside en Suecia pero ha acudido a Grecia a ayudar a otros compatriotas.

"Llevo esperando un año y seis meses", explicó Ali, un joven sirio de 18 años de Damasco que vive con su madre y su hermano en el campo de Skaramagás -a unos 14 kilómetros al noroeste de Atenas-, mientras su padre está en Alemania.

"Vengo cada semana (a la embajada) a pedir respuestas, pero no me saben decir cuándo puedo viajar a Alemania", añadió.

"Algunas personas tienen problemas de salud, la gente está cansada de esperar", dijo.