Diario Vasco

Redacción deportes, 2 ago (EFE).- El entrenador del Espanyol, Quique Sánchez Flores, aseguró después del amistoso contra el Twente holandés (0-0) que el árbitro, Bas Nijhuis, "ha sido un poco chulesco y ha faltado el respeto al equipo, ha estado muy sobrado con los futbolistas".

El colegiado suspendió el partido en el minuto 60, tras la expulsión del blanquiazul Piatti, y lo reanudó diez minutos después.

"Ha tenido una actitud rarísima y hasta que no nos hemos quedado con diez, no se ha quedado tranquilo. Cuando hemos empezado a disfrutar se ha acabado el partido", destacó el técnico.

Respecto al rendimiento de su equipo, Quique Sánchez Flores resaltó la defensa en la primera mitad y el inicio de la segunda.

"La asociación de Jurado, Melendo y Piatti nos ha dado mucha velocidad. Las mejores oportunidades han llegado gracias a los desmarques de Leo Baptistao", comentó.