Diario Vasco

Berlín, 2 ago (EFE).- Activistas de la ONG Greenpeace protestaron hoy frente al Ministerio de Transporte de Alemania ante la reunión entre ministros y responsables de la industria automovilística para estudiar cómo reducir la contaminación de los motores diésel.

Al menos cinco ecologistas colgaron esta mañana del tejado del Ministerio de Transporte una pancarta gigante criticando la presunta connivencia de la clase política con la potente industria del motor alemana, un sector clave en términos de empleo y exportaciones.

La tecnología diésel está "obsoleta" aseguró Greenpeace a través de la red social Twitter, y exigió su prohibición basándose en las revelaciones difundidas a raíz del escándalos de la manipulación de las emisiones de Volkswagen, un fraude en el que también se han visto envueltas otras marcas.

Además, la organización ecologista reclamó la reducción de la contaminación atmosférica en Alemania en una concentración posterior frente a la sede ministerial.

Con motivo de estas protestas, la denominada "cumbre del diésel" fue trasladada por motivos de seguridad y sin previo aviso del Ministerio de Transporte al de Interior, donde el encuentro comenzó pasadas las 11.30 hora local (9.30 GMT)

Está previsto que al término de este encuentro comparezcan ante los medios los titulares de Transporte, Alexander Dobrindt, y Medioambiente, Barbara Hendricks, y que presenten una solución al problema.

Según medios alemanes, la solución podría pasar por una actualización del software de ciertos vehículos con motor diésel que limitaría las emisiones, ya que una llamada masiva a talleres de este tipo de vehículos para un cambio de componentes físicos sería una operación muy costosa para los fabricantes.

La opción de prohibir totalmente este tipo de motores está descartada, según los expertos.

El Gobierno alemán se encuentra presionado por un lado por los grupos ecologistas y sus compromisos para contener el cambio climático; y, por otro, por el sector del motor, responsable de 800.000 puestos de trabajo directos y la primera industria exportadora del país.

En la "cumbre del diésel" participan, además de Dobrindt y Hendricks, la ministra de Economía, Brigitte Zypries, y la ministra de Investigación, Johana Wanka.

Asimismo, van a acudir a la cita los jefes de Gobierno de los Estados federados de Hesse, Renania del Norte-Westfalia, Baviera, Sarre, Baja Sajonia, Hamburgo, Renania-Palatinado, Berlín y Baden-Württemberg.

Por parte del sector del motor acuden representantes de Volkswagen, Porsche, Opel, Ford, Audi, Daimler (fabricante entre otros de Mercedes-Benz) y BMW.