Diario Vasco

Madrid, 2 ago (EFE).- El Tribunal Constitucional reconoció en junio el derecho del PDeCAT a tener grupo propio en el Senado y a percibir los fondos que sus senadores habrían cobrado si hubieran disfrutado de este instrumento desde el comienzo de legislatura y que según los nacionalistas ascienden a más de 100.000 euros.

De este dinero, hay una parte de unos 60.000 euros cuya percepción el PDeCAT tiene prácticamente asegurada, una vez que la Cámara Alta liquide con efectos retroactivos la subvención general por grupo al descontar lo ya recibido proporcionalmente por los cuatro senadores catalanes mientras permanecieron en el grupo Mixto junto a otros 13 representantes de diversos partidos.

Esta medida figura en el acuerdo adoptado el pasado 12 de julio por la Mesa del Senado para aplicar la sentencia del Constitucional, al que el PDeCAT había recurrido por entender que su táctica de formar grupo junto a CC y con senadores "prestados" de ERC no vulneraba el Reglamento, como sostenía la mayoría del PP.

Aunque la mesa reconoció la retroactividad aplicable a la subvención general que habría debido de percibir el PDeCAT si hubiera tenido grupo propio desde el principio de la legislatura, no aceptó el pago de estos "atrasos" para el caso de los fondos dedicados a contratar asesores parlamentarios.

Por ello, el portavoz nacionalista catalán, Josep Lluís Cleries, ha solicitado a la Mesa que reconsidere su postura y abone unos pagos que, tal y como ha explicado a EFE, son "demostrables", y están justificados, porque los asesores fueron efectivamente contratados, con un coste en nóminas de unos 42.000 euros.

Con todo, el portavoz hace hincapié en que la cuestión económica no es para el PDeCAT la más importante a la hora de hacer efectiva la sentencia del Constitucional, e incide en el daño político que supuso la negativa del PP en la Mesa del Senado a reconocerle grupo propio, porque ello le hurtó la posibilidad de formular más preguntas al presidente del Gobierno y los ministros y de poder tramitar más iniciativas parlamentarias.

El nuevo grupo, denominado "grupo parlamentario nacionalista en el Senado" cuenta así con cuatro senadores del PDeCAT y dos de CC, y Cleries ya se estrenó como su portavoz en el pleno del 12 de julio.

Será a partir de septiembre, al recuperar la actividad ordinaria del Senado, cuando más se noten sus efectos, con sesiones plenarias y de comisión más largas debido a la incorporación del séptimo grupo de la Cámara y a la entrada de mayor número de iniciativas.

Por analogía con el PNV (seis senadores), Josep Lluís Cleries calcula que el grupo nacionalista tendría que haber podido formular tres preguntas al presidente Mariano Rajoy en las sesiones de control, en vez de sólo una, y plantear 17 cuestiones a los ministros en vez de nueve.

También le habrían correspondido dos interpelaciones en vez de una, lo cual arroja un "déficit" de cuestiones no debatidas mientras el PDeCAT estuvo en el Mixto que según Cleries es lo que más preocupa a la formación nacionalista.

De momento, los cuatro senadores catalanes no han tenido problemas para ponerse de acuerdo con los dos de Coalición Canaria a la hora de repartirse los cargos del grupo.

María del Mar Julios y Pablo Rodríguez (de la Agrupación Herreña Independiente, que concurrió a las elecciones con CC) son sus portavoces adjuntos.

Del mismo modo se han repartido las portavocías de las comisiones y compartirán turno en los plenos, pero cuando el asunto a tratar sea de exclusivo interés para Cataluña será Cleries quien se ocupe de fijar posición, y del mismo modo ocurrirá con los de CC cuando la cuestión interese a Canarias.

La salida del PDeCAT y CC del grupo Mixto dará por otra parte más agilidad al funcionamiento de este grupo, ahora integrado por once senadores de Ciudadanos, Compromís, Foro, EH Bildu, Nueva Canarias, Agrupación Socialista Gomera y UPN, junto a Elvira García, que abandonó Podemos.