Diario Vasco

Belorado , 2 ago .- El italiano del Quick Step Matteo Trentin ganó hoy al esprint la segunda etapa de la Vuelta Ciclista a Burgos, en Belorado, y el español Mikel Landa conservó el maillot morado de líder.

La etapa, de 155 kilómetros fundamentalmente llanos entre Oña y Belorado, estaba llamada a resolverse al esprint y poco tardaría en consolidarse la fuga de la jornada.

Tras varias intentonas infructuosas, Benjamin King (USA/Dimension Data), Luis Mas (ESP/Caja Rural), Alexandre Pichot (FRA/Direct Energie), Juan Felipe Osorio (COL/Manzana Postobon), Daniel Díaz (ARG/Delko Marseille), Sjoerd Van Ginneken (NED/Roompot) e Ibai Salas (ESP/Burgos BH) conseguían saltar del pelotón y consolidar la escapada buena.

El buen entendimiento entre todos ellos y la permisividad del SKY, absoluto dominador del pelotón, facilitó que la fuga ganara rápidamente ventajas que superaron por momentos los tres minutos y medio.

El recorrido de la etapa invitaba a pensar en un final al esprint, y todo hacía indicar que, antes o después, la escapada acabaría muriendo, como así fue.

A falta de poco más de 50 kilómetros, el pelotón incrementó el ritmo gracias al trabajo del SKY, el Cofidis, el Quick Step y el Direct Energie, y poco a poco se fue reduciendo la diferencia.

Los escapados, a pesar de ser conscientes de que su aventura no tenía visos de prosperar, no se rindieron y obligaron al pelotón a exprimirse para neutralizar la fuga en el primer paso por Belorado.

Sólo Luis Mas aguantó la presión, marchándose en solitario durante unos kilómetros, pero la suya era también una aventura vista para sentencia.

Por detrás, la carrera se puso seria. Los equipos de los esprinters comenzaron a mover sus piezas para colocar a sus principales bazas en una posición ventajosa para los últimos metros.

Gianni Moscon (SKY) lo intentó desde lejos, pero los hombres del Quick Step acabaron ganando en la estrategia, aprovechando la ligera pendiente de los dos últimos kilómetros para lanzar el esprint de un intratable Matteo Trentin, que el día de su cumpleaños se acabó adjudicando la victoria de etapa.

Mañana, la ronda burgalesa se trasladará al norte de la provincia para disputar la que probablemente sea la etapa más esperada de la edición de este año, con final en el Picón Blanco, un puerto de categoría especial inédito en la ronda burgalesa y con rampas superiores al 15 por ciento.