Diario Vasco

Ciudad Real, 2 ago (EFE).- Los técnicos del Parque Nacional de Cabañeros han logrado sacar adelante una pollada de cinco crías de lechuza común, después de que éstas hubieran quedado huérfanas de madre, lo que había provocado que se resintiera su condición física.

Según han explicado a Efe fuentes del Parque Nacional de Cabañeros, desde hace más de una década en el centro de visitantes de Casa Palillos viene criando una pareja de lechuzas comunes que este año habían realizado la puesta con total normalidad.

Fue a principios del mes de junio cuando técnicos del parque escucharon mucho revuelo en el interior del nido, los que les llevó a comprobar el estado del nido, donde pudieron comprobar que uno de los dos ejemplares adultos estaba muerto, mientras que el otro volaba del nido para ocultarse en los árboles próximos.

Tras retirar el ejemplar muerto, los técnicos observaron la pollada de cinco jóvenes ejemplares que presentaba una condición física más bajo de lo normal, debido a la falta de comida que normalmente aportan los adultos.

Aunque, han señalado estas mismas fuentes, "no es algo habitual ni estrictamente necesario para la conservación de esta especie", desde el Parque Nacional se decidió realizar un pequeño aporte alimenticio para permitir la supervivencia de los cinco pollos, pues no son muy numerosos los ejemplares de lechuza en esta zona.

Un mes más tarde, a mediados de julio, los técnicos pudieron comprobar que los cinco pollos seguían vivos y ya emplumados dispuestos a iniciar sus primeros vuelos.

Aunque la lechuza común no está catalogada como especie en peligro, sus población presenta un tendencia negativa, teniendo en cuenta los datos disponibles para esta especie en la Península Ibérica.

En el conjunto de Europa se ha estimado una población de 100.000-210.000 parejas, de las que entre 50.000-90.000 nidifican en España.

Su principal amenaza es la destrucción o alteración del hábitat de caza y nidificación.

Las concentraciones parcelaria, los cambios en los usos agrícolas y el empleo de plaguicidas han reducido considerablemente la disponibilidad de sus presas, mientras que la destrucción y recuperación de edificios viejos ha reducido los lugares adecuados para la reproducción.

Otro de las grandes amenazas de la especie son la caza ilegal y los atropellos.