Diario Vasco

Belorado , 2 ago .- El ciclista del SKY Mikel Landa, que hoy ha podido conservar el maillot morado de la Vuelta a Burgos, confía en "reforzar el liderato" en la exigente etapa de mañana, en la que se ascenderá al Picón Blanco, un puerto de categoría especial inédito en la ronda burgalesa.

"A ver si tengo un buen día para reforzar" el maillot en una jornada en la que puede que haya "muchas diferencias", incluso más que las que pueda haber en la última etapa, en la que se ascenderá a las Lagunas de Neila, ha asegurado el corredor vasco.

En este sentido, Landa ha asumido su papel de favorito en compañía del SKY, que hoy ha "controlado" la carrera para que la etapa se decidiera al sprint.

"Una vez que se ha ido una fuga que no ponía en peligro nuestra pelea individual", el equipo se ha "limitado" a "controlar un poco", ha explicado.

A partir de ahí, "los equipos de los esprinters han hecho la labor" de caza a la fuga y el propio SKY lo ha intentado, ha añadido.

El conjunto británico se ha presentado en esta edición de la ronda burgalesa con "corredores jóvenes y corredores que van a la Vuelta a España", por lo que cada día se busca una "oportunidad".

Por su parte, el vencedor de la etapa de hoy, el italiano del Quick Step Matteo Trentin, se ha mostrado muy satisfecho por haber podido sumar su primera victoria de la temporada, coincidiendo además con su cumpleaños.

"Es una fiesta doble", ha asegurado al tiempo que agradecía el "increíble trabajo" desarrollado por su equipo, que ayer ya se quedó a las puertas de la victoria en las rampas del Castillo de la capital provincial.

Sin embargo, la fortaleza de Mikel Landa impidió que Trentin, o su compañero Julian Alaphilippe, se alzaran con esa primera victoria. Hoy, sin embargo, el esprint "ha sido diferente".

"Hemos controlado" la aproximación ante equipos como el Aqua Blue, el Cofidis o el SKY y "he finalizado el trabajo" con un "esprint muy rápido", en el que las condiciones de la carretera facilitaban rodar "a 115 ó 120 pedaladas por minuto", ha explicado Trentin.

El ciclista italiano no descarta intentarlo de nuevo antes de que acabe la ronda burgalesa. De momento, en la etapa de mañana espera estar en el "grupo" y superar las exigentes rampas del Picón Blanco a la espera de la cuarta etapa, que se resolverá en los yacimientos de la ciudad romana de Clunia, en un final "más duro y técnico" que el de hoy.