Diario Vasco

Roma, 2 ago (EFE).- La nave "Iuventa" de la ONG alemana Jugend Rettet, una de las que no firmó el código de conducta propuesto por Italia para regular el rescate de migrantes en el Mediterráneo central, fue hoy retenida y revisada por las autoridades italianas.

La embarcación fue detenida frente a las costas de Lampedusa (sur) la pasada madrugada por la Guardia Costera italiana, que la dirigió hacia el puerto de esa isla, donde ha sido sometida a una serie de controles.

Según el programa de radar marítimo "Marine Traffic", el buque se encuentra atracado en el puerto de Lampedusa.

La organización humanitaria, que salva migrantes en el Mediterráneo, informó en su perfil de Twitter de que su embarcación "no ha sido confiscada y su equipo no está arrestado" sino que lo ocurrido no son más que "procedimientos estándar".

Asimismo, dijo que "no ha recibido información sobre una investigación" contra la oenegé y que las autoridades les han asegurado que se trata de un "procedimiento habitual", después de que diversos medios dijeran que la Fiscalía de Trapani (Sicilia, sur) ha pedido que se retenga el barco.

Esta organización alemana es una de las que no firmaron el código de conducta propuesto por Italia y secundado por la Unión Europea para regular las operaciones de rescate de migrantes, junto a otras como Médicos Sin Fronteras, Sea Watch y SOS Mediterranee.

Sí lo secundaron Save The Children o la ONG española Proactiva Open Arms.

Entre otras medidas, el código prohíbe a las organizaciones humanitarias acceder a aguas territoriales de Libia, hacerse detectar por radar o emitir señales lumínicas que delaten su posición a los traficantes de migrantes en tierra.

También deberán informar sobre sus fuentes de financiación, demostrar su formación en rescates, permitir el acceso temporal a las naves a un oficial armado y no traspasar a los migrantes rescatados a otras naves, sino trasladarlos a tierra firme.