Diario Vasco

Redacción Internacional, 2 ago (EFE).- Los líderes opositores y excandidatos presidenciales iraníes Mehdi Karrubi y Mir Husein Musavi, en arresto domiciliario desde 2011, no reciben la atención médica que necesitan, pese al deterioro de su salud, denunció hoy Human Right Wacht (HRW).

"Las autoridades de Irán deben dejar de negar a Musavi y Karrubi la atención que necesitan, dar acceso inmediato a un centro médico especializado y poner fin a su arresto domiciliario", insta la ONG en un comunicado, en el que se recogen las denuncias de las familias de los dirigentes del Movimiento Verde.

Karrubi, Musavi y la esposa de éste, la activista Zahra Rahnavard, han sido "privados de sus derechos más básicos durante más de seis años, todo ello sin una orden judicial o incluso el pretexto del debido proceso", dijo Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio en HRW.

La familia de Karrubi denunció el pasado 24 de julio que el dirigente había sufrido problemas de corazón que obligaron a ingresarle en un hospital de Teherán, pero que funcionarios del Ministerio de Inteligencia ordenaron el traslado de Karrubi a su casa, en contra de los consejos de los médicos.

El 28 de julio, sus familiares escribieron una carta abierta en la que decían que Karrubi había sufrido un grave problema cardíaco el día siguiente de su regreso a su casa y el día 30 su hijo Husein Karrubi informó de que las autoridades trasladaron a su padre a un hospital de la capital.

Unos días antes, el sitio de noticias reformista Kalameh informó que según las hijas de Musavi, Zahra y Narges, el ex primer ministro sufre de presión arterial alta, mareos y problemas renales crónicos.

Ambas publicaron en sus cuentas de Twitter que desde que le visitaron, el 25 de julio, no han podido obtener ninguna información sobre la condición médica de su padre.

Además, explica HRW, varios miembros del Parlamento, entre ellos Mahdmudi Sadegh y Elias Hazari informaron de que han intentado visitar a Karrubi en el hospital, pero que las autoridades les han negado el permiso.

Los dos excandidatos presidenciales y Rahnavard están bajo arresto domiciliario desde el 14 de febrero de 2011, en respuesta a su apoyo a las manifestaciones en apoyo de levantamientos populares en Oriente Medio.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, prometió en su campaña presidencial de 2013 que levantaría su arresto domiciliario, "pero no lo ha hecho y hay poca información disponible sobre sus esfuerzos, si los hay, para liberarlos".

"Cuando el presidente Rohani comience su segundo mandato el 5 de agosto debe demostrar que toma en serio sus promesas a sus conciudadanos de más derechos y protección legal", dijo Whitson.

"Una buena manera de comenzar sería liberar a Mehdi Karrubi, Mir Husein Musavi y Zahra Rahnavard del arresto domiciliario y que reciban la atención médica que necesitan", concluye la directora de Oriente Medio de HRW.