Diario Vasco

Oviedo, 2 ago (EFE).- El último fichaje del Real Oviedo, el húngaro Patrick Hidi, ha reconocido que no sabe "mucho" de su nuevo equipo, pero sí lo suficiente para entender que enrolarse en el conjunto azul será "un buen paso" para su carrera como futbolista y que le ayudará a volver a ir convocado con la selección húngara.

"Era importante para mí fichar por el Oviedo porque es mi primera vez en una liga que no sea la húngara y quería jugar en este país", ha explicado el centrocampista, que jugó en las categorías inferiores de la selección húngara y cree que su salto al fútbol español le ayudará a ir con la absoluta.

Hidi ha reconocido que sólo conocía al club carbayón por vídeos y resúmenes de la temporada, pero no ha escatimado en elogios a la hora de hablar de las buenas condiciones de la que para él es la "mejor liga del mundo".

"Me encanta el fútbol español y quería jugar aquí porque jugar en el mejor campeonato que hay te obliga a mejorar como futbolista. Todo el mundo debiera mejorar día a día", ha comentado el húngaro, que no rehuye la exigencia de su nueva aventura deportiva.

El medio centro ofensivo luchará por un puesto con David Rocha en la medular creativa del equipo carbayón, faceta en la que cree que puede aportar "técnica" y "disparo".

"Creo que soy un futbolista muy técnico, con capacidad para llegar a puerta y finalizar. Además otra de las cosas que puedo hacer son cambios de juego, desplazamiento de balón", ha señalado.

El nuevo futbolista carbayón, que se ha incorporado esta mañana a la pretemporada, ha trabajado al margen del grupo en una sesión marcada por la confirmación de dos bajas: la de Fabbrini, con un ligamento cruzado roto, y la de Susaeta, que rescinde su contrato con el club azul tras cinco años.

Por la tarde habrá una nueva oportunidad para ver trabajar al húngaro junto con las últimas incorporaciones del equipo, el lateral Guillermo Cotugno y el medio defensivo McDonald Mariga, que trabajan desde ayer para coger el ritmo de sus compañeros.