Diario Vasco

(Añade datos de aerolíneas filiales de Lufthansa)

Por ello, ahora prevé superar en 2017 el resultado de explotación de 1.750 millones de euros de 2016. No obstante, hasta la fecha, pronosticaba una pequeña caída.

La facturación llegó en el primer semestre a casi 17.000 millones de euros, un 12,7 % más que un año antes (15.000 millones de euros).

De esta cantidad, 13.300 millones de euros fueron ingresos por tráfico, un 14,2 % más que en el primer semestre de 2016.

"Hemos logrado el mejor primer semestre en la historia de la compañía", dijo el director de Finanzas de Lufthansa, Ulrik Svensson.

Atribuyó este resultado a la fuerte demanda, el entorno de precios robusto y a la reducción de costes.

Este resultado se debe principalmente a una fuerte demanda y a unos costes unitarios más bajos en las aerolíneas de pasajeros del grupo.

Los costes unitarios, excluidos el combustible y los efectos de los tipos de cambio, bajaron un 1,2 % en el primer semestre y un 3,4 % en el segundo trimestre.

Las aerolíneas de pasajeros del grupo, por su parte, registraron un beneficio operativo antes de extraordinarios de 680 millones de euros (352 millones de euros un año antes).

Los costes de combustible subieron, en el primer semestre, en 223 millones de euros ó un 9,5 %, hasta 2.600 millones de euros, respecto a los mismos meses del año anterior.

Todas la cifras incluyen la consolidación de Brussels Airlines y el alquiler de aviones de Air Berlin.

El endeudamiento neto bajó en los seis primeros meses del año a 1.100 millones de euros, desde los 2.700 millones de euros a finales de 2016.

"En vista del resultado exitoso del primer semestre y la mejor visibilidad en el importante tercer trimestre, hemos revisado al alza los pronósticos para el 2017", dijo Svensson.

Las perspectivas de las reservas anticipadas de las aerolíneas de pasajeros del grupo para el tercer trimestre se han estabilizado.

Lufthansa espera reducir los gastos de combustible en 100 millones de euros en el segundo semestre y un beneficio operativo antes de extraordinarios superior al de 2016.

La deuda financiera se redujo en un 57,8 %, hasta 1.100 billones de euros.