Diario Vasco

(Embargada hasta las 03.00 GMT del 3 de agosto)

Nairobi, 3 ago (EFE).- La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) denunció hoy un aumento de las ejecuciones extrajudiciales en Kenia y el "evidente fracaso" del Gobierno de Uhuru Kenyatta a la hora de afrontar este problema.

El informe "El marcador de Kenia en seguridad y justicia: promesas rotas y asuntos sin resolver", publicado junto a la Comisión de Derechos Humanos de Kenia (KHRC) a una semana de las elecciones generales, asegura que en este país se "sigue violando el derecho a la vida y a la seguridad de las personas".

También se evidencia un "preocupante" aumento de las violaciones de la libertad de reunión bajo la Administración de Kenyatta "mediante el uso, en manifestaciones, de métodos de control de masas ilegales, extremos y en ocasiones letales".

Otro de los puntos destacados del estudio son las operaciones antiterroristas, "una preocupación principal en materia de seguridad" para las agencias nacionales, al que se enfrentan cometiendo "violaciones que incumplen las promesas de reformas del sector de seguridad".

Asimismo, la FIDH y la KHRC recuerdan que las víctimas de la violencia postelectoral de 2007, en la que murieron 1.300 personas, continúan "clamando justicia" y no han recibido aún "soluciones completas", por lo que "siguen sufriendo" a causa de los daños que padecieron entonces.

Ambos organismos piden al ganador de las próximas elecciones presidenciales, en las que Kenyatta aspira a la reelección, que se comprometa a introducir reformas judiciales y de seguridad para atajar estas violaciones a los derechos humanos.

El director ejecutivo de la KHRC, George Kegoro, indicó que en la última legislatura "las reformas han hecho un progreso mínimo caracterizado por promesas vacías (...) que han amenazado con revertir los pequeños avances realizados hasta ahora".

Entre estos progresos, se destaca la creación de la Autoridad de Supervisión Independiente de la Policía, que ha garantizado una supervisión civil, así como la inversión gubernamental en la contratación de agentes, hasta sobrepasar la media recomendada por la ONU de uno por cada 450 habitantes.

En el informe también se destaca el avance llevado a cabo en materia judicial, con la designación de más de 200 jueces que, en 3 años, han conseguido aliviar los atascos en los tribunales.