Diario Vasco

Barcelona, 2 ago (EFECOM).- Los trabajadores de Eulen, empresa encargada del control de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, han decidido hoy en asamblea endurecer sus protestas y secundar una huelga indefinida a partir de mediados de agosto.

Con un 92,55 % de los votos, la plantilla de Eulen ha optado por intensificar sus movilizaciones, una decisión que puede agravar las largas colas que se han registrado en los últimos días en los controles de seguridad de El Prat.

Hasta ahora la plantilla había convocado una huelga indefinida parcial todos los viernes, domingos y lunes a partir del 4 de agosto para exigir un refuerzo del personal y una mejora de las condiciones de trabajo.

Esta huelga consistía en paros de una hora de 5:30 a 6:30 horas, de 10:30 a 11:30, de 16:30 a 17:30 y de 18:30 a 19:30 horas.

Sin embargo, ante el bloqueo de las negociaciones entre la dirección de la empresa y los sindicatos, el comité de huelga convocó para hoy una asamblea para que los trabajadores decidieran qué estrategia seguir a partir de ahora para presionar a la compañía.

Los empleados han elegido la opción más dura: la convocatoria de una huelga indefinida de 24 horas todos los días.

Este endurecimiento de la huelga aún no tiene una fecha de inicio, dado que el comité tiene que registrar primero la protesta ante las autoridades laborales, pero se estima que podría empezar a mediados de agosto.

La huelga amenaza con poner en jaque el aeropuerto barcelonés en plena temporada de verano, ya que puede volver a causar largas colas en los accesos al filtro de seguridad, como ya pasó a finales de julio, cuando debido a una huelga de celo de los trabajadores de Eulen, según la propia empresa, la terminal T1 registró episodios de colas de hasta tres horas en los controles.

La situación ha mejorado en los últimos días y esta semana, por ejemplo, el tiempo medio de espera para pasar el filtro de seguridad ha sido de unos veinte minutos.

Los esfuerzos de la Generalitat para mediar en este conflicto han sido por ahora infructuosos y la empresa y el comité mantienen posiciones enfrentadas.