Diario Vasco

Nairobi, 2 ago (EFE).- El próximo 4 de agosto Ruanda celebra elecciones presidenciales en las Paul Kagame, en el poder desde hace 23 años, aspira a un tercer mandato de siete años tras modificar la Constitución para poder presentarse.

DATOS BÁSICOS:

SITUACIÓN: Pequeña República de África Centroriental. Limita al norte con Uganda, al sur con Burundi, al este con Tanzania y al oeste con la República Democrática del Congo (RDC).

SUPERFICIE: 26.340 kilómetros cuadrados divididos administrativamente en cinco provincias (norte, sur, este, oeste y Kigali, la capital).

POBLACIÓN: 11,2 millones de habitantes (estimación 2015 del National Institute of Statistics of Rwanda).

CAPITAL: Kigali (1,13 millones de habitantes en 2012)

IDIOMA: el idioma nacional es el Kinyarwanda, aunque el francés e inglés también son oficiales.

RELIGIÓN: 56,5% católicos, 26% protestantes, 11,1% adventistas, 4,6% de musulmanes, 0,1% creencias indígenas y 1,7% sin religión.

GRUPOS ÉTNICOS: Hutu: 84%. Tutsi: 15%. Twa: 1%.

SISTEMA DE GOBIERNO: República presidencialista. Sistema multipartidista reconocido en junio de 1991, aunque las actividades políticas están restringidas de hecho tras la toma del poder del Frente Patriótico Ruandés (FPR) en 1994.

CONSTITUCIÓN: Aprobada en mayo de 2003 tras un referéndum, admite el sistema multipartidista y prohíbe que los partidos políticos "se identifiquen con una raza, etnia, tribu, clan, religión, sexo o cualquier otro criterio de discriminación", para impedir genocidios como el de 1994.

JEFE DEL ESTADO: El presidente del país es Paul Kagame desde el 17 de abril de 2000.

ECONOMÍA: El 90% de la población depende de la agricultura.

El PIB total en 2014 fue de 5.936 millones de euros. El PIB per cápita fue de 523 euros.

El PIB (crecimiento real) ha sido del 7,0% (2014), 6,9% (2015) y del 5,8% (2016).

HISTORIA Y EVOLUCIÓN POLÍTICA:

La historia de Ruanda va estrechamente unida a la existencia de tres grupos étnicos: hutus, tutsis y twas.

El odio entre tribus se recrudeció en 1972, con una sangrienta masacre de hutus por los tutsis, en la que, según diversas fuentes, hubo 250.000 muertos en territorio de Burundi.

En 1988, unas 5.000 personas murieron en un nuevo brote de tensión, en la frontera noreste tras un alzamiento de campesinos hutus.

El 30 de septiembre de 1990, unos 7.000 refugiados tutsis ruandeses en Uganda cruzaron la frontera con destino a Kigali para acabar con el Gobierno hutu de Habyarimana, y recuperar el poder.

Desde 1990 a 1993, Ruanda vivió una guerra civil, que terminó con el acuerdo de paz de Arusha (Tanzania), entre el FPR, dirigido por Kagame, y el Gobierno de Habyarimana.

Sin embargo, el proceso se interrumpió con el asesinato de Habyarimana, al ser derribado el avión en el que regresaba a Kigali junto al presidente de Burundi, Cyprien Ntaryamira.

El doble magnicidio, del que nunca se ha esclarecido la autoría -aunque los hutus radicales culparon a los tutsies del FPR, que encabeza Kagame-, marcó el comienzo del genocidio.

En cien días, más de 800.000 tutsis y hutus moderados fueron masacrados por milicias, soldados del ejército y la propia población civil, alentada por la radio extremista Mil Colinas y por líderes locales.

El genocidio terminó con la toma del poder por el FPR, el 19 de julio de 1994.

El hutu Pasteur Bizimungu fue nombrado presidente por cinco años y Paul Kagame vicepresidente y ministro de Defensa.

En el año 2000, el presidente Bizimungu dimitió por desacuerdos con su gabinete y Kagame fue nombrado presidente en funciones por el Tribunal Supremo, convirtiéndose en el primer tutsi jefe del Estado desde 1959.