Diario Vasco

México, 2 ago (EFECOM).- La economía de México continuará creciendo en 2017 y 2018, manteniendo estable la calidad crediticia corporativa y las condiciones de negocio, pese a las elecciones presidenciales de 2018, señaló hoy la agencia de medición de riesgo Moody's.

Ello "a pesar de enfrentar cuatro años consecutivos de baja inversión pública", indicó en un comunicado Moody's Investors Service.

"En el futuro, Moody's espera que aumente el riesgo político de México conforme se acercan las elecciones presidenciales en julio de 2018, las cuales esperamos que sean una campaña reñida", agregó.

No obstante, la mayoría de las compañías calificadas en México se encuentran "bien posicionadas para mostrar buen desempeño durante un ciclo a la baja", debido a que la distribución de calificaciones está concentrada por arriba de Ba3, y a que la mayoría de las compañías tienen perspectiva estable.

"Además, la mayoría de estas compañías tiene liquidez sólida, lo que les permite soportar un entorno operativo más débil a lo esperado", concluyó.

Hacia 2018, añadió la firma, el consumo privado estará soportado por una "sólida disponibilidad del crédito y remesas y un fuerte mercado laboral".

Además, la recuperación de la producción industrial en Estados Unidos generará beneficios para exportadores mexicanos.

"Sin embargo, la inflación se mantendrá por arriba del objetivo del Banco de México, también hasta finales de 2018, y se elevará el riesgo político conforme se acercan las elecciones presidenciales en julio de 2018", advirtió la compañía.

Moody's resaltó que los indicadores económicos han mostrado resistencia ante los riesgos externos, especialmente en la elección presidencial de Estados Unidos en noviembre de 2016.