Diario Vasco

Moscú, 1 ago (EFE).- Tres miembros de una banda murieron y otros dos resultaron heridos de gravedad hoy en un tiroteo en un tribunal de Moscú en el que eran juzgados por 17 cargos de asesinato y asaltos a manos armada, informaron las autoridades rusas.

Los cinco recibieron los disparos después de hacerse con el arma de al menos uno de los policías que los custodiaban para intentar fugarse del tribunal en el que se veía la causa.

En el incidente también resultaron heridos al menos tres policías, dos de los cuales fueron los que abrieron fuego contra los criminales cuando éstos intentaban abandonar el edificio.

"Hoy en el Tribunal de la región de Moscú, cinco acusados en el caso de la llamada 'banda GTA' atacaron a los policías que les custodiaban, les quitaron sus armas reglamentarias e intentaron fugarse", explicó el portavoz de la Guardia Nacional de Rusia, Yevgueni Kubishkin.

Otros dos policías que se encontraban en el edificio "trataron de reducir a los malhechores, pero estos abrieron fuego contra ellos", agregó.

En el tiroteo, los dos agentes mataron a tres de los criminales e hirieron de gravedad a otros dos.

Según algunas informaciones ofrecidas por las agencias rusas, también resultaron heridos dos alguaciles del tribunal, un hombre de unos 45 años y una mujer de unos 40, que fueron hospitalizados en estado menos grave al sufrir contusiones.

También fue hospitalizado con contusiones el policía al que los acusados le arrebataron su arma reglamentaria.

Según la investigación, la "Banda GTA" -bautizada con el nombre de un famoso vídeo juego en el que los jugadores deben cumplir misiones de la mafia principalmente a bordo de un coche- es responsable de al menos 17 asesinatos y numerosos asaltos a mano armada.

Los trece miembros de la banda identificados -cuatro de los cuales siguen en busca y captura- actuaban siempre de noche, principalmente en una autovía a pocos kilómetros de Moscú sobre la que extendían barreras de pinchos policiales para detener los coches que querían robar.

Mataron a casi todas sus víctimas antes de registrar los vehículos para hacerse con su dinero y los objetos de valor.

Todos los miembros de la banda, cuyo líder fue abatido por la policía durante su detención a finales de 2014, procedían de antiguas repúblicas soviéticas del Asia Central.