Diario Vasco

Madrid, 1 ago (EFE).- La organización SOS Racismo ha interpuesto hoy una denuncia ante el Juzgado de Instrucción de guardia número 38 solicitando que investigue la presunta agresión ocurrida anoche en el CIE de Aluche a un interno de origen marroquí, la cual habría motivado un incidente entre varios internos y la Policía.

Según han informado a Efe fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, varios internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), cuyo número no especificaron, protagonizaron anoche un intento de fuga utilizando el palo de una canasta para derribar una puerta pero la intervención de la Policía evitó la huida.

SOS Racismo, por su parte, denuncia un roce surgido en el comedor a raíz de la negativa de un interno a "comer pescado", tras lo cual este fue supuestamente agredido por "tres policías nacionales, sin portar encima la obligatoria placa con el número identificativo", que le habrían propinado "una patada en la pierna, un puñetazo en la oreja y diversos en la espalda".

A continuación, "le aislaron en el pasillo de ingresos hasta las 00 horas" cuando lo llevaron a su celda, según el escrito al que ha tenido acceso Efe.

De acuerdo con la denuncia, "las protestas posteriores que se dieron dentro del CIE vinieron a causa de esta agresión", tras la cual el interno fue atendido por el servicio médico del CIE, donde le dieron una pastilla de ibuprofeno, pero que "no le dieron el obligado informe médico con su diagnóstico".

SOS Racismo, además de denunciar los hechos por si fuesen constitutivos de delito o infracción penal, solicita que "el médico forense se persone con urgencia en el CIE para reconocer a la persona agredida y emita el informe médico de lesiones".

También pide que se reclame al director del CIE "la totalidad de las grabaciones de las cámaras de seguridad existentes y que hubieran podido grabar los hechos producidos en el comedor" así como el periodo en el que el interno permaneció en el pasillo.

Además de pedir al juzgado que "tome declaración a los testigos que presenciaron los hechos", también solicita que "se suspenda la ejecución de las deportaciones-explusiones del territorio nacional tanto de la persona que sufrido las agresiones como de todos los testigos que presenciaron los hechos", concluye la denuncia.

Según la Policía, pese a sus intentos el grupo de internos no logró derribar la puerta del centro y cerca de una hora después, a las 23.30 horas, la Policía consiguió tenerlos controlados.

Posteriormente, los agentes hicieron cacheos buscando tenedores y cuchillos de la cena, sin que finalmente fuera encontrado ningún cubierto, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Por otra parte, el partido Equo Madrid ha pedido el cierre del CIE y una política humanitaria que respete los derechos del migrante, tras el incidente de la pasada noche cuando "un grupo de 86 internos de origen magrebí se ha amotinado para reclamar libertad y dignidad".